jueves, 29 de junio de 2017

Los ‘progres’ de hoy están empeñados en una caza de brujas al más viejo estilo ‘carca’ de toda la vida

Rachel Maddow es una conocida vedette que presenta un programa —no menos conocido— en la cadena de televisión gringa MSNBC. Desde hace un tiempo dedica una gran parte del tiempo de emisión a denunciar la colusión entre Putin y Tramp, un verdadera paranoia en Estados Unidos, al nivel de la caza de brujas de los años cincuenta.

Escuchemos una de sus frases, pronunciada el 17 de abril en antena: “Si esta presidencia [Trump] es efectivamente el resultado de una operación de los rusos, si es la colusión entre los servicios de inteligencia rusos y un equipo de la campaña presidencial de Estados Unidos [Trump], quiero decir que es algo enorme [...] No es una parte de la política americana; como ven, ya no se trata de la batalla partidista entre republicanos y demócratas. Es una guerra internacional dirigida contra nuestro país. En otras palabras: Trump ha iniciado una guerra contra Estados Unidos desde la Casa Blanca y de la mano de Putin.

Si el lector cree que Maddow es una especie de senador McCarthy travestido para las ondas, está en un error. A diferencia del senador, Maddow es el prototipo de “progre” que, al estilo Occupy Wall Street o Podemos, defiende las causas humanitarias y a las minorías, como el movimiento LGTB, del que forma parte integrante.

Al menos en parte, este fenómeno yanqui se ha importado a Europa: los “progres” desempeñan el mismo papel que los reaccionarios como  McCarthy desempeñaban en los tiempos de la Guerra Fría. Su anti-sovietismo feroz se ha travestido en un anti-rusismo no menos feroz. Unos veían comunistas por todas partes y los otros ven rusos. En la modernidad lo “políticamente correcto” ha pasado de la reacción pura y dura a este nuevo progrerío.

El despliegue que está llevando a cabo Telemadrid, una cadena ultrareaccionaria, con motivo del World Pride, antes llamado “Día del Orgullo Gay”, sólo sorprende por su magnitud. Ha sacado a las cámaras y a los reporteros a la calle para que podamos presenciar cada minuto del evento en vivo y en directo; sin perder detalle.

Los “progres” son hoy los reaccionarios de ayer. Han sustituido el viejo tradicionalismo conservador, rancio, por la posmodernidad más rabiosa, que consiste en ponerse a sí mismos en un primer plano. Ellos son el modelo, la vara de medir, es decir, miden a los demás según los criterios ideológicos propios.

Así, desde 2010 la sección europea de ILGA elabora un escalafón sobre el estado de los derechos de las personas LGTB, en donde los dos que están a la cola son Rusia y Azerbaián. Eso descalifica hoy per se a cualquier país como “atrasado”, que es lo peor que se puede decir de él: que no es moderno. Conclusión geoestratégica: Putin se entiende tan bien con Trump porque ambos son antiguos, están desfasados, etc.

No se trata sólo de que como vara de medir se tome al colectivo LGTB, sino exactamente sus derechos, es decir, no una realidad sociológica sino los repertorios de legislación y jurisprudencia. Es siempre la vieja hipocresía anglosaja de origen protestante que consiste en admitir una homofobia social siempre que no sea, al mismo tiempo, legal.

Una ley se puede cambiar en un momento; una sociedad tarda mucho más. Después de desfilar durante un día por las calles de Madrid como realmente nos sentimos, al día siguiente metemos nuestros disfraces en la maleta porque volvemos a la rutina. No podemos sentarnos en el autobús de vuelta a casa de esas “pintas”. ¿Se les ha ocurrido pensar por qué cada año sigue ocurriendo eso? Porque si algún seguidor habitual de Telemadrid nos ve en la estación con nuestros zapatos de plataforma, nos pega una paliza mortal.

40 años de las primeras elecciones o pelillos a la mar

B.

Todos, sin excepción, salvo alguna, seguramente, tímidamente, periodistas, tertulistos, politiquillos y demás fauna, y para no tener que decir que la "Transición", así llamada, fue un timo con un montón de muertos en comisarías y en la calle, han tenido que echar mano, por aquello de pelillos a la mar, olvidemos las viejas heridas y brindemos, viva el ron, de la, decimos, "reconciliación nacional" que impusiera como línea política (?) Santiago Carrillo, Secretario General del Partido Comunista de España en 1956, no hay errata: 1956.

Olvidemos rencores, malas caras, muertos, torturados y asesinados y sacrifiquémonos en el ara del dios Moloch de la democracia que ya vemos lo que da de sí: pobreza, corrupción, muertos, represión y partidos y sindicatos como aparatos del Estado y sostenedores de una "democracia" hecha a su medida que niega hasta un referéndum en Catalunya.

Nada de Memoria Histórica ni cuentos góticos de terror: ¡¡ reconciliación nacional !! (hasta Ana Pastor lo ha dicho en su discurso, una fraguista —de Fraga Iribarne— que en su día denostaba a Carrillo porque tocaba así hacerlo, no por su alicorta visión de futuro y de la jugada, cosa que Fraga sí tenía) entre vencedores y vencidos, fachas y antifascistas, como pasó en un Desfile Militar juntando a un anciano republicano con un legionario con la cabra, todo en aras del advenimiento de la "democracia", la paz y la libertad de los españoles todos (y todas, no se me mosqueen, pero usamos pangenérico).

Nunca se ha visto tanto despropósito y tamaña vileza. Tener que echar mano de un slogan de quien se encargó de destruir, desbaratar y desarzonar el PCE: Carrillo y su reconciliación nacional y Pacto por la Libertad tragando la bandera fascista, la Monarquía, etc.

Los más avispados, o sea, los más desalmados y amorales, dicen que no hay democracia perfecta —por los pelos dejados en la gatera en forma de muertos y asesinados bajo, por ejemplo, un Martin Villa, ministro a la sazón, a quien colocan una medalla en las Cortes sin que se les mueva un músculo de la cara—, pero, oye, pelillos a la mar, mereció la pena, mira qué bien nos va.

Lo más perfecto son las dictaduras, dice el cínico profesional José María Calleja, sobre todo la "dictadura comunista" (ahora la venezolana, como si Maduro fuera un peligroso bolchevique, lo que ya me gustaría, ya) y ya lo dijo el maestro de todos estos payasos, paniaguados y estómagos agradecidos, el maestro Carrillo (a quien Pablo Iglesias entrevistara en su día cayéndosele la baba viendo al gurú mientras monta un paripé con claveles rojos). "¡Dictadura, ni la del proletariado!"

Lo dicho: pelillos a la mar y a vivir que son dos días, qué cojones, carpe diem, el resto, o sea, el pueblo, que se joda. O mejor, ¡a votar!, jajajajajaaaaaaaaa...

¿Guerra eterna?

Darío Herchhoren

Para aquellos que como yo nos gusta hurgar en la historia, no es ningún secreto que en la historia y en la política, que están siempre unidas, no existen las casualidades. Lo que existe en ambos casos es la causalidad; es decir que los hechos nunca ocurren por casualidad, sino que hay siempre una relación de causa a efecto.

La historia es siempre la historia de la lucha de clases, como enseñaba Marx, y es por ello que debemos aprender de ella. Siempre hablamos de los ejemplos, y solemos hablar de malos ejemplos y de buenos ejemplos; pero los ejemplos no son ni buenos ni malos; son simplemente ejemplos de los cuales siempre aprendemos, ya sea para seguirlos o para no seguirlos.

Esto viene a cuento de lo que está pasando en estos momentos en lo que se da por llamar el “medio oriente ampliado”, que es la región del mundo donde huele a petróleo, y donde huele a petróleo ya sabemos que hay conflictos para apoderarse de él.

Hace muy pocos años, el general norteamericano Petreus, un experto imperial para desarrollar guerras de rapiña dijo que iban a atacar cinco o seis países, con el objeto de hacerse con dicho hidrocarbro. Y se quedó tan satisfecho. Efectivamente poco tiempo después se desató la guerra contra Siria, y el Estado Islámico, esa creación diabólica salida de las entrañas del imperio USA, atacó también a Irak, a Sudán, a Libia, y a Nigeria. Todos esos países (¿casualmente?) son grandes productores de crudo.

La ¿profecía? del general se ha cumplido, pero ello no lo vió en la bola de cristal; simplemente dijo lo que el imperio ya había planificado, es decir, guerras que el imperio ha desatado y nos han dejado una enseñanza, que es la siguiente: el imperio sólo intenta sembrar el caos, para una vez logrado ese objetivo, intervenir ya de forma desembozada para instaurar el “orden”.

Se trata de un nuevo orden y el mejor ejemplo de ello es Afghanistan, donde los imperialistas crearon a los talibanes, que cometieron todo tipo de crímenes y excesos, y luego las tropas imperiales, llegaron a poner orden y paz. Sólo se llevaron de allí el opio, y lograron que el petróleo y el gas de Asia Central no atravesara el territorio afgano y el de Pakistán como había planificado antes la URSS y luego Rusia.  Es decir que el imperio actúa a veces como incendiario y otras como bombero según le convenga. En Siria fabricaron al Estado Islámico, y luego crearon lo que llaman la “coalición internacional” para “luchar” contra el terrorismo.

Es una vieja  costumbre de los imperios antiguos y modernos. Primero crean enfermos para después hacer el hospital.

Me viene a la memoria cuando Roma invadió Grecia para protegerla de los persas. Se quedaron allí hasta la muerte del emperador Constantino.

Igualmente es enternecedor escuchar cuando el imperio quiere proteger al pueblo sirio. Lo que quiere en realidad es esclavizarlo, someterlo, e implantar la “democracia”; su democracia.

El imperio nuevamente está amenazando al pueblo y “al régimen” sirios con graves consecuencias si utilizan armas químicas contra los yihadistas. No existen pruebas de que algo así haya sucedido. De lo que sí hay pruebas es de que el estado islámico ha utilizado esas armas.

Habla el imperio de un ataque preventivo por si el régimen (no el gobierno legítimo de Siria) está tramando un ataque químico. Igual ocurrió cuando la invasión de Irak que tenía armas de destrucción masiva, que nunca aparecieron. Pero hay algo más: se sabe que la entidad sionista, ha vendido a Arabia Saudí (una de las grandes democracias del Medio Oriente ampliado) bombas atómicas de su arsenal secreto que no está declarado ante el organismo internacional de Viena que se encarga de controlar su posesión.

Se sabe que Israel sí tiene armas de destrucción masiva, y con ellas chantajea a sus vecinos árabes. Las democracias como Israel y Arabia Saudí se unen, y las “dictaduras” se unen (Siria, Irak, Yemen, Irán, Rusia) también para defenderse de esas “democracias” ejemplares.

La bazofia de la prensa imperialista sale a la luz (incluso la de los ‘progres’)

El 4 de abril los portavoces del imperialismo difunden una calumnia (otra más) acerca de un ataque químico del ejército sirio. Dos días después, tras una reunión, Trump ordena el bombardeo de un aeródromo sirio como represalia. Dos meses después, como anunciamos en una entrada anterior, el periodista Seymour Hersh informa de que todo era una de tantas patrañas y que Trump había sido informado por sus servicios de inteligencia de que el gobierno de Siria no empleó armas químicas.

Todo esto lo daremos ahora por sabido. Lo que no es interesa es detacar que Hersh tuvo que publicar su artículo en un medio alemán, para lo cual nos apoyaremos en otro artículo que publica un antiguo analista de la CIA, Ray McGovern, en ConsortiumNews (*). Se trata de llamar la atención hacia el boicot de la prensa anglosajona a Hersh, que es tanto como decir casi toda la prensa mundial.

Aquí boicot significa silencio o, dicho on otras palabras, el elemento imprescindible para mantener el doble engaño de forma indefinida, es decir, tanto sobre el (falso) ataque químico sirio como sobre la respuesta (cierta) por parte de Estados Unidos.

Hasta hace poco tiempo Hersh solía publicar en New Yorker, el típico medio “progre”, que empezó a censurarle, precisamente en tiempos de Obama, por lo que en 2009 tuvo que pasarse al London Review of Books para seguir informando, que es lo que el imperialismo no admite. Pues bien, ahora London Review of Books ha hecho lo propio: le pagó a Hersh por el artículo y luego no publicó, lo que vuelve a convertir a Hersh en un periodista censurado. De ahí que tuviera que recurrir a un medio alemán.

¿Por qué le censuran a Hersh? Lo ha explicado London Review of Books, lo que evita especulaciones por nuestra parte: “No queremos ponernos en una situación vulnerable a las críticas porque podríamos dar la impresión de que aceptamos los puntos de vista gubernamentales sirio y ruso sobre el bombardeo del 4 de abril a Jan Sheijun”, se justifica dicho medio a sí mismo.

Para evitar que los demás nos critiquen por parecer pro-sirios o pro-rusos, mantenemos la patraña del ataque químico, como todos los demás medios, concluye avergonzadamente London Review of Books. Ni siquiera van a pedir a Hersh que les devuelva el dinero que le adelantaron por el artículo...

Esta es la primera reflexión de McGovern que llama la atención. Pero tiene otra no menos golosa sobre el verdadero papel de los portavoces del imperialismo, para lo cual también daremos por sabida la campaña de la prensa contra Trump en todo el mundo. Pues bien, en el caso del bombardeo del 4 de abril tenían un buen motivo para lanzarse al cuello: Trump ordenó una agresión a un país soberano por motivos sobre cuya falsedad había sido informado previamente.

¿Por qué la prensa no ha utilizado este argumento contra Trump? Blanco y en botella: porque su verdadero enemigo, el enemigo principal, no es Trump, obviamente, sino Rusia y Siria.

Como ven: nunca podemos hablar de “prensa” en sentido estricto sino de auténtica guerra sicológica, de propaganda imperialista de la peor especie, de burdas mentiras y engaños (uno detrás de otro).

(*) https://consortiumnews.com/2017/06/25/intel-behind-trumps-syria-attack-questioned/

Más información:
— Trump sabía que la aviación siria no había realizado ataques con armas químicas antes de bombardear el aeródromo de Shajrat
 

El rey condecora a un ministro franquista perseguido por crímenes contra la humanidad

El antiguo ministro franquista Rodolfo Martín Villa recibió el miércoles de manos del rey la condecoración otorgada a los miembros de las Cortes que aprobaron la Constitución de 1978, a pesar de su negro pasado como Ministro del Interior, responsable del asesinato de cinco obreros en Vitoria en 1976 (entre otraas hazañas).

El criminal estaba invitado al acto de homenaje organizado por el Congreso como miembro de las Cortes apañadas durante las “elecciones” del 15 de junio de 1977, que algún atrevido ha calificado como “constituyentes”.

El viejo ministro de la represión tiene una orden internacional de busca y captura para ser entregado a los tribunales argentinos, que están reclamando a España su extradición para juzgarle por crímenes de lesa humanidad, lo que el gobierno ha denegado.

En marzo el Ayuntamiento de Barcelona retiró, por una decisión de la mayoría de su Pleno, la Medalla de Oro de la Ciudad a Martín Villa, una distinción que se le había concedido apenas un mes después de los sucesos de Vitoria.

Martín Villa hizo toda su carrera política en el franquismo. Fue ministro de Relaciones Sindicales (1975-1976) y de Interior (1976-1979), responsable de la represión ejercida durante la transición contra las luchas populares.

Durante los sucesos de Vitoria del 3 de marzo de 1976 ordenó la muerte de cinco obreros y ocasionó heridas a otros 150 durante una movilización sindical. Por este motivo la jueza argentina María Servini emitió en 2014 una orden de detención en su contra.

Además, los franquistas no sólo no se juzgan sino que se condecoran entre ellos y en 1977 el viejo ministro franquista le concedió la medalla al “mérito policial” al torturador Roberto Conesa y al sanguinario González Pacheco, alias Billy el Niño.

Los hombres que hicieron la transición eran todos como Martín Villa: fascistas y criminales que se impusieron gracias al terrorismo de Estado.

miércoles, 28 de junio de 2017

Un fantasmal ‘gobierno de Raqqa’ confirma los peores augurios para el futuro de Siria

Los yihadistas moderados desfilan por Raqqa
El sábado la agencia de noticias Europa Press distribuía un notición sensacional que se titulaba así: “El futuro gobierno civil de Raqqa amnistía a 83 yihadistas de Estado Islámico para favorecer la estabilidad” (*).

La mera lectura de este titular ya merece una seria evaluación siquiátrica. Nos informa por vez primera de que en Raqqa se formará, como por arte de magia, un futuro gobierno, del que no sabemos —quizá porque aún no existe— su composición, aunque ya ejerce sus funciones. Tampoco sabemos quiénes lo forman, ni quién los ha elegido, ni si tienen un programa para gobernar, ni dónde se reúnen, ni si Raqqa seguirá formando parte de Siria o si será el Estado número 51 de la Unión.

Lo único que sabemos es el nombre de dicho gobierno. Se llama “Consejo de la Ciudad de Raqqa” y su co-presidenta es una tal Leila Mustafa, así como a otro cabecilla (“alto miembro”, dice la noticia) que se llama Omar Alush y tiene un apellido que coincide con el de Zahran Alush, dirigente de la organización terrorista Ahrar Al-Sham.

Tenemos nuestras peores sospechas porque alguien ha empezado a tomar decisiones sobre la ciudad, a pesar de que la misma sigue en poder del Califato Islámico. Suponemos que se reúne en alguna localidad próxima y que sus decisiones son como un “brindis al sol” porque nada pueden hacer por cumplirlas, ya que se escapa a su control.

La primera actuación gubernamental del inexistente gobierno es una amnistía a 83 yihadistas, es decir, que es un organismo cómplice de quienes han ocupado la ciudad durante estos últimos años, por lo que la ocupación cambia de manos: de los yihadistas a sus cómplices. Se trata, pues, de otra maniobra de prestidigitación: en Raqqa van a gobernar los mismo de antes con otras denominaciones. Ya no serán yihadistas a secas, sino yihadistas de esos un poco más moderados que puedan salir por la tele y convertirse en alternativa al gobierno de Bashar Al-Assad.

La seudonoticia justifica la amnistía porque los 83 yihadistas no son jefes sino “miembros de bajo nivel”. Inlcuso uno de ellos sólo tiene 14 años, es decir, que es menor de edad. El “Consejo” asegura que se trata de yihadistas que no tienen “las manos manchadas de sangre”. ¿Serán los moderados?

O sea que los crímenes los han cometidos otros por lo que, a sensu contrario, cabe esperar que cuando los capturen el tratamiento será un poco diferente. ¿O tienen intención de amnistiarles a todos y dejar las cosas como si nada hubera ocurrido estos últimos años?, ¿en ese consiste el cambio de fachada del yihadismo?

La segunda justificación para proceder a la amnistía es “favorecer la estabilidad después de que las fuerzas rebeldes sirias liberen la ciudad”, dice Europa Press. Sin embargo, para liberar Alepo no fue necesario nada de eso. ¿Por qué ahora sí? Nuestra sospecha es: porque lo que pretenden los “libertadores” de Raqqa es mantener la ocupación de la ciudad con otros subterfugios, que ya no son los del yihadismo, sino los de los “moderados”.

(*) http://www.europapress.es/internacional/noticia-futuro-gobierno-civil-raqqa-amnistia-83-yihadistas-estado-islamico-favorecer-estabilidad-20170624154958.html

Dimiten tres periodistas de la CNN por falsificar una ‘información’ sobre Rusia

Tres periodistas del canal de noticias CNN, entre ellos el jefe de la unidad de investigación, dimitieron tras retractarse de una “noticia” sobre los vínculos financieros de los miembros de la campaña de Trump con Rusia que publicaron el jueves de la semana pasada.

El autor del artículo, Thomas Frank, el editor jefe de la unidad, Eric Lichtblau (de quien hablamos ayer en otra entrada), y el responsable máximo de la unidad de investigación de CNN, Lex Haris, presentaron la renuncia a sus puestos, aceptada por la cadena de televisión.

Trump se hizo hoy eco de la noticia en su cuenta de Twitter y aseguró que “Noticias Falsas CNN está preparando cambios de gestión ahora que les han pillado publicando informacións falsas sobre Rusia ¡Los ratings por los suelos!”.

Desde que llegó a la Casa Blanca, Trump no ha suavizado sus comentarios en Twitter contra la prensa. Ayer aseguró que otros (des)prestigiados medios, como New York Times, Washington Post y los canales NBC, CBS y ABC también publican falsedades sobre su gobierno.

Tras la retractación de la información publicada en CNN, la cadena aceptó la dimisión de los periodistas involucrados en la publicación de la falsedad, informó un portavoz del canal.

Según CNN, la “noticia” no cumplía los estándares de calidad y rigurosidad que se han establecido dentro de la redacción, especialmente porque se basaba en una sola fuente anónima.

La información aseguraba que el Congreso estaba investigando los lazos de fondos de inversión rusos con miembros del equipo de Trump, entre ellos Anthony Scaramucci, asesor del presidente estadounidense.

La información solo fue publicada en el sitio web, no en el canal televisivo de noticias, y todos los enlaces a la misma han sido desactivados.

No obstante, miembros de la unidad de investigación de CNN insisten en que la retractación no significa que la información no sea cierta, sino que no se siguieron los procedimientos para tener un artículo sólido y respaldado por varias fuentes fidedignas.

Pues no: dicha “noticia” se encuadra dentro de una campaña de intoxicación destinada a “demostrar” la tesis del candidato manchú, es decir, que Trump y sus secuaces están comprados por Rusia y actúan a su servicio, lo cual es algo más que falso: es ridículo.

http://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/eeuu/2017-06-27/renuncian-tres-periodistas-cnn-retractarse-información-rusia/

martes, 27 de junio de 2017

Estados Unidos se convirtió en un paraíso para los ‘nazis moderados’

El nazi caucásico Tsherim Soobzokov
Al finalizar la Segunda Guerra Mundial la inteligencia de Estados Unidos puso en marcha la Operación Paperclip para evitar que los criminales de guerra nazis fueran capturados y ejecutados por el Ejército Rojo. Al menos 1.000 de ellos fueron recolocados como agentes del FBI y de la CIA, entonces recién creada.

A pesar de sus crímenes, vivieron y trabajaron plácidamente en Estados Unidos, protegidos por sus mentores durante décadas. Todavía en 1980 el FBI rechazó entregar a los tribunales la documentación relativa a 16 viejos nazis que trabajaron a su servicio como agentes del contraespionaje. Los servicios prestados eran más importantes que los escrúpulos éticos.

A algún lector la terminología le sonará familiar: el gran patrón de la CIA en la década de los cincuenta, Allen Dulles, justificaba la incorporación de los nazis a la CIA y al FBI diciendo que se trataba sólo de los “nazis moderados”. Si, en efecto, la cosa viene de lejos: también hubo “nazis moderados”.

En 2014 Eric Lichtblau, periodista del New York Times, escribió un artículo al respecto (1), así como el libro “The nazis next door” (2), que llevaba un subtítulo que era bastante más explícito. Se puede traducir por “Cómo América se convirtió en un paraíso para los hombres de Hitler”.

La nueva documentación que Lichtblau desvelaba aludía, entre otros, a un oficial de las SS, Otto von Bolschwing, que vivió en Nueva York hasta 1981. Durante la guerra había sido mentor de Adolf Eichmann, el carnicero que planeó la “solución final”.

Alexandras Lileikis fue otro oficial nazi que participó en el asesinato de unos 60.000 judíos antes de ponerse a trabajar para la CIA, que le consiguió la nacionalidad estadounidense. Para ello, tanto la CIA como el FBI no dudaron en ocultar información al departamento de inmigración, e incluso falsificarla.

En Nueva Jersey vivió hasta su muerte el nazi circasiano (nacido en el norte del Cáucaso) Tsherim “Tom” Soobzokov, al que en la URSS llamaban “El Hitler del norte del Cáucaso” y que en el FBI tenía el nombre clave de “Nostril”. En los documentos aparece que desde el primer momento había confesado a sus protectores su participación en la ejecución sumaria de miembros de las juventudes comunistas en el Cáucaso.

Sus crímenes no quedaron impunes gracias a que alguien se tomó la justicia por su mano. En 1985 le pusieron una bomba en su casa y falleció unos días después a causa de las graves heridas que le causó la explosión.

No fue el único caso. A otro viejo nazi, Elmars Sprogis, le pusieron otra bomba el mismo día en que murió Soobzokov. Sprogis había sido jefe de policía durante la ocupación nazi de Letonia, su país de origen.

(1) http://www.nytimes.com/2014/10/27/us/in-cold-war-us-spy-agencies-used-1000-nazis.html
(2) https://www.nytimes.com/2014/11/02/books/review/the-nazis-next-door-by-eric-lichtblau.html


Más información
— Operación Paperclip
— Los criminales de guerra nazis cobran su jubilación en Estados Unidos
 

Estados Unidos admite la derrota de sus fuerzas en Al-Tanf a manos del ejército sirio

Tras haber sido cercado en Al-Tanf, el ejército de Estados Unidos ha admitido su derrota a manos de Siria y renuncia a ocupar el sudeste de Siria. De una manera sutil e indirecta lo reconoció el viernes el coronel Ryan Dillon, portavoz del Pentágono, en conferencia de prensa. La coalición “vería con buenos ojos un esfuerzo concertado del gobierno sirio y de sus fuerzas asociadas, apoyadas por Irán, para expulsar al Califato Islámico de sus últimos bastiones en el este de Siria”, dijo.

El lenguaje también empieza a cambiar. Lo que Dillon quería decir es que el enemigo de Estados Unidos no es Siria sino el Califato Islámico, por lo que no importaba quién lograra la victoria, sino la victoria misma.

Los periodistas le preguntaron por la amenaza contra las tropas estadounidenses en Al-Tanf, cercadas por los aliados de Irán y el portavoz respondió que no había tal, sino todo lo contrario: “No es un mal signo” porque no tenemos “ningún problema estratégico con el régimen”, ni con los rusos, ni con ninguno de los demás aliados.

Sorprendentemente Dillon reconoció que la movilidad de sus fuerzas en Al-Tanf es “limitada” y que lo será todavía más cuando el ejército sirio recupere el control de la región alrededor de la localidad. Fue como en la fábula del zorro y las uvas de Esopo: como no hemos sido nosotros los que hemos liberado Al-Tanf, no lo consideramos un punto estratégico. Nosotros no luchamos por apoderarnos de un territorio, dijo Dillon. A nosotros Al-Tanf no nos sirve para nada, añadió. Sólo pretendíamos entrenar allá a nuestros aliados.

Pero Dillon no es Esopo. Al-Tanf sí es un punto estratégico, un alto en el camino que va de Damasco a Bagdad, situado apenas a 12 kilómetros del triángulo fronterizo entre Siria, Irak y Jordania.

Es tan importante que cuando el ejército sirio avanzó sobre la localidad, fue bombardeado por la aviación estadounidense, que trató de cortar su progreso, apoderarse de ella para convertirla —dijeron— en una “zona de apaciguamiento”.

El plan del Pentágono era partir de la localidad fronteriza para moverse hacia Deir Ezzor por el valle del Éufrates a fin de impedir que el ejército sirio pudiera unir sus fuerzas al irakí en la frontera común de ambos países.

El Pentágono aseguraba que su plan era un intento de impedir el “creciente chiíta”, es decir, la apertura de un corredor continuo desde Irán al Líbano pasando por Siria.

Al menos esa la excusa de puertas hacia fuera. Su plan era más vasto y tenía un contenido propio, no sólo impedir el corredor ajeno. Se trataba del “principado salafista” que divulgó en 2012 un documento del Pentágono y que tras el cerco de Al-Tanf resulta inviable.

Al mismo tiempo, las “unidades de movilización popular”, las milicias chiítas integradas en el ejército irakí también han llegado a la frontera con Siria, cortando la retirada a los comandos de operaciones especiales que operan en Al-Tanf.

El mando del ejército ruso ha advertido a la parte estadounidense que cualquier ataque a las fuerzas sirias que rodean Al-Tanf sería considerado como un “acto de hostilidad”.

Los rusos siguen nombrando a Stalin como la figura más destacada de la historia

Cualquier turista puede hacer la prueba por la calle de una ciudad rusa elegida al azar: los peatones le dirán que su personaje histórico favorito es Stalin, según un sondeo del Centro Levada que se publicó ayer (*) sobre las figuras más destacados de todos los tiempos y de todos los pueblos.

Alguno podría creer que eso se debe a que en Rusia la radio, la televisión y demás medios de comunicación siguen emitiendo los mismos contenidos en que hace 70 años.

Se equivoca: la opinión favorable a Stalin se mantiene en Rusia a pesar de las veladas campañas anticomunistas que están llevando a cabo los medios desde hace 30 años. Incluso tras el fin de la URSS, en Rusia ha sido imposible cambiar el extraordinario aprecio que los rusos sienten por el dirigente bolchevique.

En la popularidad creciente de Stalin y de la URSS en la sociedad soviética actual desempeña un papel fundamental el desastre económico, social y político en el que vive sumida Rusia. Para los rusos, no hay comparación posible entre una época y otra.

A pesar de ello, el crédito de Putin también va ganando enteros con el transcurso del tiempo, lo cual tiene bastante mérito al tratarse de un político en activo desde hace ya muchos años, a pesar de lo cual no sólo no padece ningún desgaste sino todo lo contrario.

Es verdad que las comparaciones siempre son odiosas, sobre todo si el tiempo está de por medio. Pero en las encuestas de opinión rusas Stalin también va por delante de las grandes glorias de Rusia, como el poeta Pushkin (número dos). En el corazón de los rusos Stalin siempre está el primero, aunque no fuera ruso. Incluso va por delante de Lenin, que va en cuarto lugar por detrás de Putin (número tres).

Si el lector no se conforma sólo con mirar los primeros puestos del escalafón se quedará aún más sorprendido, si cabe, al comprobar quiénes siguen por detrás, grandes figuras históricas de Rusia van por detrás, como Pedro el Grande o Yuri Gagarin, aunque lo más sobresaliente de estas encuentas es la aparición de científicos de relive internacional, como Newton, Lomonosov, Menedeleiv o Einstein y que en un país como España sorprenden.

Ese perfil de personajes históricos nunca aparecerían si la encuesta se llevara a cabo en España. Aquí un sondeo parecido pondría en un pedestal a mentecatos como Messi, Cristiano Ronaldo o Montoro.

Desde 1999 Stalin se mantiene en primer lugar en todas las encuestas de opinión que se hacen en Rusia. Si ahora mismo se presentara a las elecciones, barrería a todos sus oponentes por una mayoría absoluta.

(*) http://www.levada.ru/2017/06/26/vydayushhiesya-lyudi/