martes, 31 de octubre de 2017

La Marina de Estados Unidos hundió a uno de sus buques en 1967, matando a 300 tripulantes

Hace 50 años, para justificar su apoyo a la agresión israelí contra los países árabes, la Casa Blanca orquestó una farsa que luego se convirtió en tópica, uno de esos ataques que ahora se llaman “de falsa bandera” contra el buque USS Liberty en el que murieron casi 300 de sus propios marineros.

Estados Unidos siempre necesita algo así, parecer los agredidos y no los agresores, para embarcarse en toda suerte de guerras. Hasta ahora los más osados aseguraban que había sido Israel quien había atacado al navío, simulando que eran aviones egipcios. Ahora el asunto es aún peor: Estados Unidos se atacó a sí mismo.

La destrucción del Liberty se llamó Operación Cianuro. Formaba parte del ataque a Egipto, la llamada “Guerra de los Seis Días”, cuyo nombre en clave era Frontlet 615.

Así lo asegura un libro publicado recientemente (1), del que S.T.Patrick extrae algunas conclusiones significativas (2) sobre aquella “traición en alta mar”, a la que también se la califica como “la mayor atrocidad cometida por las fuerzas militares israelíes contra los intereses estadounidenses”.

El enmascaramiento se copió del “incidente del Golfo de Tonkín” con el que Estados Unidos justificó en 1964 la escalada bélica en Vietnam, cuando otro buque estadounidense, el USS Maddox, también fue hundido por un ataque fingido de torpederas enviadas por el gobierno de Hanoi.

En medio del escenario aparecen el entonces Presidente, Lyndon B.Johnson, y el almirante John McCain, que disimularon la intervención israelí y ordenaron un estricto silencio a los supervivientes, con la amenaza de perder sus pensiones e ir a la cárcel.

Fue la aviación israelí quien atacó materialmente el navío, aunque por sugerencia de Johnson. El barco y sus 300 marinos fueron el sacrificio ofrendado para justificar la agresión contra Egipto.

Hay quien añade que, además, el submarino USS Amberjack lanzó al menos un torpedo contra el Liberty, también siguiendo órdenes del Presidente Johnson (3).

El Liberty, que estaba en aguas internacionales, no era un buque de combate sino de vigilancia electrónica. Lo dejaron tirado y desamparado como una colilla, lo cual contradice las reglas más elementales de la guerra naval. A un portaviones le impidieron enviar aviones de protección en los 10 minutos siguientes al ataque, un tiempo más que suficiente para abortarlo y destruir los aviones y buques israelíes que formaban parte de la expedición.

Hubo un piloto israelí que se negó a atacar a un buque con pabellón estadounidense, lo que también ha estado oculto durante estos 50 años (4). No murieron sólo 34 tripulantes, no se confundieron de buque, ni se trató de un desafortunado “error” israelí, como asegura la Wikipedia (5). Fue algo total y absolutamente deliberado.

Es una ley de la historia que se repite siempre, inexorablemente: todas las guerras en las que ha participado Estados Unidos empiezan con una mentira, desde la guerra contra México hace 150 años y acabando por la de Irak de ahora mismo. Alguno se consolará pensando que no sólo las guerras empiezan con mentiras, sino que las mentiras acompañan necesariamente a las guerras a lo largo de todo su recorrido. Otro más añadiría que en las guerras todos mienten, no sólo Estados Unidos. Ya saben eso de “son todos iguales”, “los unos y los otros”, “si unos son malos los otros son aún peores”, etc. Si la culpa se reparte entre todos, a cada uno le toca un pedazo más pequeño, y así se consuelan.

(1) Phillip F. Nelson y otros: Remember the Liberty!: Almost Sunk by Treason on the High Seas, Trine Day, 2017
(2) S. T. Patrick: Top-Tier Treason and the USS Liberty, 24 octobre 2017, http://americanfreepress.net/top-tier-treason-and-the-uss-liberty/
(3) Ray Songtree: 1967: USS Liberty attacked by submarine USS Amberjack. Crew member blows whistle, Kauai Transparency Initiative, 15 de junio de 2015
(4) Ofer Adaret: But Sir, It’s an American Ship. 'Never Mind, Hit Her!' When Israel Attacked USS Liberty, Haaretz, 11 de julio de 2011
(5) https://es.wikipedia.org/wiki/USS_Liberty_(AGTR-5)

Más sobre beneficios penitenciarios y peajes políticos

Jon Iurrebaso Atutxa
expreso político de ETA

En nuestro último artículo (*) describimos lo que un preso vasco, encarcelado en calidad de miembro de ETA, dijo e hizo (entre otras cosas) para conseguir 6 días de permiso penitenciario. Y decíamos que eso y más les exigen hoy en día a los presos políticos vascos. Hoy pondremos la otra cara de la moneda que se oculta con predeterminación pero que finalmente sale a la luz.

La dirección de la cárcel le exige a una presa política vasca que acepte el destino de limpiar los váteres. La presa política vasca se niega y ésta se encuentra en aislamiento desde hace meses. Los y las militantes pro amnistía de su comarca entienden lúcidamente la contradicción que se plantea.

Esto es ¿cómo es posible que una presa política vasca, que reivindica el estatus político correspondiente a su condición, sea conminada por parte de los carceleros a realizar un trabajo que voluntariamente rechaza? En todo caso ¿a cuenta de qué se deja de reivindicar el reconocimiento del estatus político para nuestros prisioneros?

Precisamente eso es lo que no explica la vía Sortu.  Se plantea aceptar la vía política del enemigo con el objeto de acompañar y contribuir en el camino hacia la independencia.  Pero no se dice lo que ello supone. Y si no se dice premeditadamente, eso quiere decir que se oculta.

Es decir, hay quienes pretenden hacernos creer que han descubierto la panacea para solucionar los problemas de Euskal Herria. Y este cuento consiste en desarrollar líneas de intervención “efectivas” y unilaterales. Pretenden meternos en la sangre que lo efectivo es no luchar. Y los más incautos saben que sin lucha no hay otra cosa que la sumisión. Admitir lo que el enemigo nos exige para poder respirar, no más. Y lo unilateral tiene que ver con la rendición. Efectivamente, unilateralmente tomo la iniciativa de rendirme.

Después de ver que hay una masa de gente que se ha dado cuenta de que lo de la unilateralidad no es más que una simple rendición, argumentan que realmente la bilateralidad solo se puede dar entre estados. Y se quedan tan panchos. Siguen mintiendo y vale decir cualquier insensatez. También es cosa de párvulos el hecho de afirmar que no existe bilateralidad en un conflicto si no es entre estados por muchas razones de índole político, económico, militar, etc.

Lo mismo que nos exigen aceptar un destino de trabajo para comprobar nuestra sumisión, nos obligarán, entre otro montón de humillaciones, a aceptar como delitos nuestras propias acciones y posiciones políticas.

Esta última cuestión no es banal. No lo es porque conlleva o supone cuestiones importantes y graves. Si acepto que las acciones que he cometido son delitos, esto supone que aceptamos las condenas que nos han impuesto y por lo tanto reconocemos nuestras declaraciones policiales y judiciales. En este baile la música y la letra la pone el enemigo. Y éste obliga a que reconozcamos todo, desde el principio hasta el final.

Y la cosa no acaba ahí. Porque declaraciones (nombres, etc.) y acusaciones sobre segundos y terceros arrancadas sometiendo la voluntad del detenido bajo la presión, maltrato o tortura, cobran validez. Si aceptamos su vía aceptamos que nosotros mismos estamos condenando a otros sin realmente pretenderlo. Nos torturan, nos arrancan nombres o se los inventan y, en cualquier caso, si lo aceptamos estamos condenando a otros. No lo pretendemos pero eso es lo que supone aceptar esa vía. ¿Les bastará esa “delación” no pretendida o exigirán más?

Los estados fascistas son crueles hasta el extremo. Pretenden llevar a sus enemigos a la total sumisión. Que sepan las nuevas generaciones que si quieren luchar van a sufrir y mucho pues el que se somete se autodestruye de alguna manera. Y el que resiste sufre.

Es así, luchando, como hemos llegado a sobrevivir como pueblo trabajador vasco. Aurrera beti.

(*) Este artículo es continuación de estos tres anteriores: “Sobre la pérdida del carácter político. Sobre el arrepentimiento. En términos políticos y sin acritud”, “Sobre el arrepentimiento*” y “Exigencias, beneficios y peajes de la vía penitenciaria”.

‘Tenemos que convencer al público de que Oswald es el verdadero asesino de Kennedy’

50 años después, Trump ha desclasificado una parte de los documentos sobre el asesinato de Kennedy que estaban clasificados como secretos. No hay gran cosa que sorprenda, salvo volver a constatar que en el mundo moderno las versiones oficiales son (casi) siempre mentira.

Los documentos abundan en lo más típico de la política de Washington, donde siempre aparecen entremezclados eso que aquí llamamos las cloacas y que allí forman la CIA, el FBI, la mafia y la gusanería cubana, involucrados en toda clase de crímenes políticos en nombre de su “libertad”.

No obstante, algunas notas son ciertamente curiosas porque muestran que la preocupación del FBI no era la investigación de lo ocurrido, porque eso ya lo sabían, sino qué es lo que “el público” debía creer al respecto. ¿De qué había que convencer a los estadounidenses en 1963? Esa es la nueva y más importante tarea de la policía: redactar los comunicados oficiales y notas para la prensa.

Un mensaje dirigido al director, J. Edgar Hoover, el 24 de noviembre, el día en que Jack Ruby asesinó al “asesino oficial”, Lee Harvey Oswald, decía: “Tenemos que convencer al público de que Oswald es el verdadero asesino”.

Otras notas del propio Hoover iban más allá: el verdadero núcleo del asunto era convencer de que Oswald era el único asesino, que no había ninguna conspiración: “Sobre el caso Oswald no hay otra cosa que su muerte”, decía una de esas notas.

Ante la Comisión Warren, el director del FBI fue muy tajante cuando aseguró que no había visto “ni un céntimo de prueba” de ninguna conspiración, algo que repitió posteriormente muchas veces.

La preocupación de Hoover por tapar la conspiración desde el primer momento es muy significativa porque normalmente la policía siempre empieza diciendo que no puede descartar ninguna hipótesis. En el caso de Kennedy sí lo hizo y se esforzaron para que todo el mundo descartara esa hipótesis precisamente, la de la conspiración.

Ese mismo interés de Hoover era compartido por el subdirector de la fiscalía, Nicholas Katzenbach, del que aparecen varias notas tratando de impedir, de todas las maneras posibles, que se difundiera la hipótesis de que el magnicidio era obra de varios autores.

“Habrá elementos de nuestra sociedad que gritarán alto y claro que sus derechos civiles han sido violados, como en efecto ha ocurrido”, admite el fiscal.

50 años después esos derechos civiles siguen violados y lo serán hasta que toda la documentación no sea revelada y el Estado admita lo obvio: que el asesinato fue un “trabajo interior” en el que participaron sus más altas instancias, empezando por el vicepresidente Lyndon B.Johnson.

El rap se sienta en el banquillo de la Audiencia Nacional

Grup de Suport Elgio

[...] La libertad de expresión es decir lo que aquella minoría que posee el poder no quiere escuchar. Son estos mismos que no quieren escucharlo, los que nos han privado de hablar y difundir ideas en libertad.

A día de hoy, nuestro compañero Elgio -Alex Nicolaev- se enfrenta a la crueldad de intentar subvertir esta realidad, del mismo modo que lo hacen 11 miembros del colectivo de rap del que formaba parte, La Insurgencia.

Las consecuencias de intentar hacer uso de un derecho legítimo que no poseemos: 2 años y un día por cantar, también 4.800 euros de multa y 9 años de inhabilitación.

Esta es la pena que pide la fiscalía de la Audiencia Nacional acusándolos de enaltecimiento del terrorismo, esta es la injusticia por la que han sido citados los días 2 y 3 de noviembre en Madrid para declarar, o como dice nuestro compañero “para que sigan aplastando nuestros derechos y libertades”.

Sin embargo no se persigue y reprime cualquier tipo de expresión. La Audiencia Nacional y el resto de instituciones del Estado español -que son herederas del franquismo- aplacan y silencian toda aquella disidencia que intenta generar una alternativa o, simplemente, cuestiona su modelo de sociedad que sólo genera miseria para la clase trabajadora y que sustenta los privilegios de los enemigos del pueblo.

En cambio aquellos que enaltecen el racismo, el fascismo o el machismo lo hacen con total impunidad incluso con la complicidad del Estado. Hacer canciones de rap reivindicativo es tachado, por estas instituciones fascistas, como “enaltecimiento del terrorismo” -generando rechazo en la gente- porque temen la peligrosidad de que muchas más personas compartan estas ideas y quieran generar un cambio. Temen un pueblo que piense y que pierda el miedo. Es por ello que el Estado español fascista cae en el absurdo de encausar artistas, titiriteros, más de 20 raperos, a personas para hacer un tuit, y un largo etcétera, demostrando la más que evidente falta de separación de poderes y el temor de que la disidencia crezca.

El mismo estado que acumula cientos de presos políticos en sus cárceles; como los Jordis, defensores de la autodeterminación del pueblo catalán -presos por sentencia de Carmen Lamela, la misma jueza que lleva el caso de los jóvenes raperos-, pero también muchos otros: militantes de la Izquierda abertzale, anarquistas, militantes del PCE(r) o de la Izquierda Independentista. La existencia de presos políticos no es ni mucho menos algo nuevo que nazca del Proceso Soberanista.

Ante esta situación no nos queda más que tener claro que cuando privan de la libertad de expresión a una sola persona están privando de este derecho a todo el pueblo. Porque buscan que tengamos miedo de coger un lápiz, una cámara, un micro o de salir a manifestarnos, buscan que tengamos miedo a ser los siguientes en ser reprimidos. La defensa ante esta situación de opresión y de persecución de nuestros derechos y libertades es la organización antirepressiva, basada en la ternura de la solidaridad. Por eso pedimos a todas y todos aquellos que creen en la libertad de expresión y que tiene la voluntad de construir un mundo mejor que os suméis a esta lucha. En primera instancia difundamos y denunciemos los ataques del Estado español y de todos aquellos que temen perder su privilegios y en segundo lugar organizamos juntas la respuesta, que les salga muy caro reprimirnos y que teman seguir con su opresión.

Demostremos que somos muchas más que ellos y que les venceremos. Comparte este comunicado e imágenes en solidaridad con los jóvenes raperos bajo el hashtag #2AñosY1DíaPorCantar como muestra de que sabemos que este es un ataque a los derechos y libertades de todas y todos y que exigimos la absolución de los encausados y la amnistía de todos los presos políticos. ¡Si nos tocan a una nos tocan a todas!

http://latraka.es/dos-anos-y-un-dia-por-cantar-4-800-euros-de-multa-y-9-anos-de-inhabilitacion/


Catalunya: una crisis del Estado y del estado de las autonomías

Catalunya, aparta de mí este cáliz (2)

La crisis de Catalunya es la crisis del Estado centralista remozado en 1978, la del Estado de las Autonomías, que fue la reforma más importante realizada durante la transición del viejo Estado que los fascistas habían levantado en 1938 sobre miles de cadáveres, presos y exiliados.

Hace tiempo que dicho Estado ha entrado en una crisis irreversible, que no puede contar ya con los apoyos que tuvo en 1978, entre ellos los de “la izquierda” domesticada, que se prestó a colaborar en el cambio de fachada para echarle un capote a los fascistas.

La crisis es total por varias razones que es necesario poner de manifiesto. No es sólo una crisis económica, ni sectorial, ni del bipartidismo, ni de gobierno. Es todo eso y mucho más. Es una crisis del cambio y del recambio que no deja alternativa ni margen de maniobra a la clase dominante. Ya pueden convocar elecciones todos los meses que no van a encontrar ninguna solución, ni en las papeletas ni en las urnas.

En su caída, los fascistas no tienen asidero alguno al que aferrarse. La crisis es internacional, empezando por la Unión Europea. Los medios de intoxicación, que en 1978 también echaron un capote, ahora ya no pueden hacerlo porque, a su vez, también están en crisis. La crisis alcanza a los reformistas, incapaces de embaucar ni siquiera a sus votantes. La crisis es constitucional, de las viejas y nuevas instituciones públicas, empezado por la monarquía y acabando por los ayuntamientos...

En cualquier lugar que uno mire, lo que aparece es un estado de ruina inminente, una situación ya conocida en 1978 que entonces pudieron superar porque -entre otras- contaban con dos buenas cartas para jugar, la de los reformistas y la de los “nacionalistas”. Normalmente se habla mucho de los primeros, de su “traición”, pero nada de los segundos, de sujetos como Josep Tarradellas, Jordi Pujol y otros (catalanes, gallegos y vascos) de la misma catadura que entonces se embarcaron a sostener el Estado fascista en crisis.

Ahora ya nadie habla de ellos, de los “nacionalistas”, como solución sino como problema, e incluso más: como causa del problema. Entonces los centralistas tuvieron que hacer concesiones, muy importantes para ellos y su querida “unidad de la patria”. Es importante recordar un dato capital del que nadie se acuerda: de los viejos partidos institucionales que han sometido a España desde la transición, sólo el PP se negó a votar a favor de la Constitución, mientras que ahora la tienen cada día en la punta de la lengua y se envuelven con ella tanto como con su asquerosa bandera.

A ese dato interesante hay que añadirle su complemento, que es aún más revelador: el PP (entonces AP) se negó a votar a favor de la Constitución porque estaba en contra del Estado de las Autonomías. Por el contrario, ahora el PP se ha convertido en el mayor defensor del sistema autonómico, por no decir el único, justo cuando los demás quieren reformarlo o, simplemente, ya no lo quieren.

Uno de los mayores ineptos que ha pasado por el gobierno, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, expresó un punto de vista muy extendido en Madrid: España es uno de los países que más concesiones otorga a las autonomías, más que Alemania, por ejemplo, que es un Estado federal. ¿Qué más quieren esos catalanes? Son voraces, su apetito es insaciable...

No les faltan razones a quienes quieren congelar el reloj en la radiografía de la Constitución y de la correlación de fuerzas que entonces prevalecía y que ahora ha cambiado. Son como el padre amoroso que autoriza a sus hijos adolescentes que salgan de noche, siempre que lleguen antes de las 10 y luego -cuando no queda otro remedio- les amplía el horario a las 11, las 12... ¡Qué más quieren estos jóvenes! El problema inevitable es que, con el transcurso del tiempo, los adolescentes se hacen mayores de edad y, en efecto, lo quieren todo, quieren sacudirse de encima la tutela vigilante de papá.

Ni en 1978 ni después, los fascistas han considerado que las nacionalidades (Catalunya, Galiza, Euskadi) tengan derechos que les corresponden como tales. Por eso metieron en el Estado de las Autonomías el “café para todos”, donde Murcia es otra región igual a Catalunya. Los fascistas no reconocen derechos a nadie; hacen concesiones, que no es lo mismo, y lo hacen, además, forzados por las circunstancias políticas, por la crisis y por el empuje de las movilizaciones. Con ellos las cosas no funcionan de otra manera.

Si en 1978 cedieron a regañadientes, ahora no lo van a hacer. Los “nacionalistas” ya no son una tabla de salvación como entonces. Lo poco más que les podrían dar, éstos ya no lo quieren. Como pronosticó Lenin, bajo el imperialismo se agudiza “el yugo nacional”. Las contradicciones nacionales no se pueden solventar ni con represión, ni con migajas, ni metiendo la cabeza debajo del ala. Para ello es necesario cambiar de Estado y reconocer que las naciones tiene derecho a decidir su futuro por sí mismas.

lunes, 30 de octubre de 2017

El gobierno fascista ucraniano conduce a su país a la desintegración total

El gobierno fascista ucraniano conduce a su país a la desintegración total. Acabarán siendo como Sudán del sur y no podrán echar la culpa ni a los rusos ni a los prorrusos del Donbás. Es difícil demostrar más torpeza e ineptitud que el gobierno de Ucrania.

En otra entrada ya hablamos de la ley que pretendían aprobar sobre la enseñanza de los idiomas maternos en la escuela que, con la excusa del ruso, ha levantado las iras de Rumanía, Hungría e incluso Bulgaria, cuyos idiomas también se hablan en Ucrania.

Lo que los fascistas ucranianos pretendían era prohibir el idioma ruso, pero no lo podían decir claramente, por lo que entraron a saco y atacaron a todas las minorías lingüísticas.

Los húngaros se lanzaron entonces a torpedear los esfuerzos de Ucrania para acercarse a la Unión Europea y, sobre todo, a la OTAN, que en diciembre tenía prevista una cumbre con el gobierno ucraniano, con tan mala fortuna que se requería unanimidad de los países miembros y Hungría ha impuesto su veto. La OTAN no podrá celebrar una cumbre con Ucrania y no será por culpa de Rusia.

“Hungría no puede apoyar la aspiración de Ucrania a la integración y por ello ha impuesto el veto a la convocatoria de una cumbre Ucrania-OTAN en diciembre”, ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores magiar, Peter Siyarto, en la página web oficial del Ministerio.

Ante esta situación, los fascistas empiezan a recular porque están empeñados en meter al país en la OTAN a costa de lo que sea. Es entonces cuando se quedan con el culo al aire: la ley no se aplicará a las minorías lingüísticas rumana, húngara y posiblemente tampoco a la búlgara. En otras palabras: sólo quieren agredir a los niños rusófonos.

Se pone así de manifiesto que la ley es una completa arbitrariedad, antes y ahora. No tiene nada que ver con la educación ni con la pedagogía sino con los intereses geopolíticos del gobierno, que utiliza a los niños como un puro instrumento.

El ruso puede ser marginado en Ucrania porque, a diferencia de Rumanía, Hungría y Bulgaria, Rusia no puede presionar a los ucranianos para defender su idioma.

Ucrania ya negocia con el gobierno de Varsovia un anexo a la ley para que el idioma polaco también quede fuera de la prohibición. Es posible que haga lo mismo con los demás países vecinos... siempre con la excepción de Rusia, a pesar de que el ruso en Ucrania está muy lejos de ser precisamente un idioma minoritario.

Kiev se enreda con sus propios calcetines. Interpuso una denuncia contra Rusia ante el Tribunal Internacional de Justicia porque Moscú discrimina a los tártaros de Crimea cuyos niños, sin embargo, se educan en su lengua materna gracias -precisamente- a que abandonaron Ucrania y se integraron en Rusia.

Suponemos que en Lugansk y Donetsk la población asiste atónita a este espectáculo y su voluntad de resistencia se habrá multiplicado ante los desmanes del gobierno ucraniano que, por cierto, demuestra otra vez más que para él los Acuerdos de Minsk, que obligan a federar el país, son papel mojado.

Si alguien aún vislumbraba una remota posibilidad de que el Donbás retornara al redil ucraniano, habrá visto esfumarse sus esperanzas. Más bien al contrario. Bogdan Bezpalko, que es miembro del Consejo interétnico en el Kremlin, ya ha dejado caer que Moscú podría reconocer a las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk y firmar con ellas tratados de mutua asistencia militar.

Más información:
- El gobierno fascista ucraniano impone la uniformidad lingüística en las escuelas
- ¿Próxima parada?, ¿cómo?, ¿qué ha dicho? No le he entendido...
 


Apareció una fosa común en Bengasi, Libia, con 36 cadáveres con signos de tortura

Gadafi con Zapatero
El viernes apareció una fosa común en el extrarradio de la ciudad oriental de Bengasi, en Libia, con 36 cadáveres con signos de tortura. La fosa fue encontrada por responsables del Ministerio de Interior de Trípoli en la zona de Abiyar, próxima al área donde existe una de las mayores bases miliares controladas por el mariscal Jalifa Hafter, el hombre fuerte del país.

Capital del golpe de Estado de la OTAN en 2011 contra Muamar al Gadafi, Bengasi ha sido escenario de una cruenta guerra desde que en mayo de 2014 las fuerzas de Hafter levantaran un cerco sobre la ciudad.

El mariscal, reclutado por la CIA y devenido su principal opositor en el exilio, reclamó la vitoria meses atrás sobre grupos islamistas moderados y salafistas violentos que controlaban distintos barrios de esta ciudad, la segunda en importancia del país.

Medios locales apuntan a que las víctimas son presos que estaban en una cárcel secreta y apuntan a las tropas de Hafter y a la milicia Al Saiqa, liderada por Mahmud Al Warfalli, como responsables de la masacre.

Sobre Al Warfalli ya pesa una orden internacional de detención por presuntos crímenes de guerra, delito que también imputan a Hafter alguna milicias del país, como las que están bajo el control de la ciudad estado de Misrata.

Libia es un estado arrasado por la OTAN, víctima del caos y la guerra civil desde 2011. Desde 2014, el estado está dividido en dos, con una autoridad en el este, bajo el control del Parlamento en Tobruk y la tutela de Hafter, y otra en Trípoli, sostenida por la ONU y representada por el primer ministro, Fayez al Serraj.

Ambas se apoyan en diferentes milicias que a menudo cambian de bando, y que mantienen difusas relaciones con grupos yihadistas y con mafias dedicadas a todo tipo de contrabando.

En los últimos dos meses, y tras ser expulsados en diciembre de la ciudad de Sirte, su bastión más a occidente, grupos afines al Califato Islámico han comenzado a reorganizarse en el centro y este de Libia, donde han asumido el control de diversas poblaciones y carreteras.

Recientemente varias ONG africanas han anunciado una querella contra el antiguo Presidente francés Sarkozy ante el Tribunal Penal Internacional por ser uno de los promotores del golpe de Estado de 2011 contra Gadafi.

Para tratar de impedir el golpe y congraciarse con los imperialistas, en 2007 Gadafi financió la campaña electoral de Sarkozy, un asunto que lleva tres años en manos de los jueces.

Cuatro mujeres más se suman a las acusaciones de abuso sexual contra George Bush padre

Desde que el pasado miércoles la actriz estadounidense Heather Lind acusara al expresidente George Bush padre de haberle tocado el trasero en dos ocasiones, otras cuatro mujeres han confesado públicamente haber sido manoseadas por el antiguo Presidente de Estados Unidos y director de la CIA.

Lind, de 34 años, explicó en una publicación de la red social Instagram -actualmente eliminada- que el incidente tuvo lugar mientras posaba para una foto con Bush padre durante la promoción de la serie televisiva Turn: Washington’s Spies en el año 2014 y según relataba además de tocarla “por detrás” el expresidente le hizo una “broma obscena”.

También denunció tocamientos Amanda Staples, una ex candidata republicana al Senado, que escribió en una publicación de Instagram que Bush la toqueteó en 2006. Staples, que tenía 29 años en ese momento, visitó al ex presidente en Walker’s Point cuando él le “agarró el trasero y bromeó diciendo Oh, no soy ESE Presidente”, según describió Staples, que publicó una foto posando junto a Bush.

Se sumó a las acusaciones públicas la autora de best sellers Christina Baker Kline, que publicó el jueves por la noche en Slate un relato en el que aseguraba que había sido manoseada por Bush en 2014. También habló la actriz Jordana Grolnik, que aseguró haber presenciado cómo Bush tocó el trasero a su compañera durante una sesión de fotos en el Ogunquit Playhouse en 2016 y aseguró que el ex presidente se había ganado una reputación entre el personal por manosear el trasero de las mujeres durante sus visitas al teatro.

La quinta mujer en denunciar la conducta de Bush padre fue la exeditora Liz Allen, que publicó en Facebook que Bush la había tocado inapropiadamente durante un evento en 2004: “recuerdo que me sentí incómoda con esa palmada en mi trasero”.

http://www.20minutos.es/noticia/3173597/0/cuatro-mujeres-mas-suman-acusaciones-abuso-sexual-contra-george-bush-padre/

Barzani dimite al frente del gobierno regional de Kurdistán

Ayer el dirigente kurdo Masud Barzani confirmó su intención de abandonar definitivamente su cargo como presidente del gobierno regional de Kurdistán el próximo miércoles y no perseguirá una extensión del mismo, según ha hecho saber en un discurso pronunciado ante el Parlamento kurdo.

“Me niego a continuar en el puesto de presidente tras el 1 de noviembre de 2017”, ha declarado Barzani antes de pedir al Parlamento que no permita “un vacío legal” en la región.

“Yo, Masud Barzani, seguiré unido a los peshmerga para garantizar los justos derechos de nuestra nación y proteger sus logros”, ha añadido el todavía presidente en el discurso recogido por la agencia de noticias kurda Rudaw.

Un total de 70 diputados kurdos han apoyado la petición de Barzani, mientras que 23 la han rechazado, según han informado medios kurdos, que destacan que la iniciativa incluye la distribución de los amplios poderes presidenciales entre el Parlamento y la Judicatura. La aprobación de esta medida ha provocado que un grupo de manifestantes asaltara la sede del Parlamento del Kurdistán irakí, en la ciudad de Erbil.

Algunos de los asaltantes, que se autoproclamaban peshmergas o combatientes kurdos, estaban armados con palos y se pudieron escuchar disparos. Mientras, desde fuera, manifestantes han jaleado el asalto para “castigar” a los diputados que han “insultado” a Barzani por su negativa a prorrogar su mandato.

La decisión de Barzani se enmarca en el contexto de la crisis entre Bagdad y Erbil que se agudizó tras el referéndum del 25 de septiembre, en el que un 93 por ciento de los electores, según datos oficiales kurdos, votó por separarse de Irak y proclamar la independencia.

La consulta popular, calificada de ilegal por Bagdad, también se llevó a cabo en áreas en disputa, entre ellas la provincia de Kirkuk, una zona que alberga grandes yacimientos de petróleo. El 16 de octubre el Primer Ministro de Irak, Haider Al-Abadi, lanzó una operación para recuperar la provincia controlada desde 2014 por los peshmergas.

Los militares irakíes tomaron el control de Kirkuk y varias instalaciones estratégicas. El Gobierno del Kurdistán irakí ofreció a Bagdad declarar un alto el fuego y empezar el diálogo y a cambio prometió congelar los resultados del referéndum de autodeterminación.

Poco después de formalizarse su petición ante el Parlamento, Barzani se ha dirigido a los kurdos en un discurso televisado en el que ha lamentado el nulo apoyo internacional recibido tras el referéndum pese a que la abrumadora mayoría de la población votó a favor de la secesión de Irak.

“Tres millones de votos a favor de la independencia del Kurdistán han hecho historia y eso no se puede borrar [...] Nadie ha estado con nosotros. Solo nuestras montañas”, se ha lamentado en un discurso televisado emitido tras la confirmación en el Parlamento kurdo de que dejará su cargo.

Barzani ha criticado en particular a Estados Unidos por permitir la utilización de carros de combate estadounidense Abrahams contra los kurdos y ha denunciado que también los chiíes de las Unidades de Movilización Popular tenían armas estadounidenses.

“Sin la ayuda de los peshmergas, las fuerzas irakíes solas no podrían haber liberado Mosul del Estado Islámico”, ha argumentado. “¿Por qué Washington quiere castigar al Kurdistán?”, se ha preguntado en su comparecencia, franqueado por banderas kurdas e irakíes.

Además, ha acusado de “alta traición” a los seguidores del fallecido Jalal Talabani por haber entregado la ciudad de Kirkuk a las fuerzas federales irakíes.

Esta ofensiva militar irakí iniciada el pasado 16 de octubre y el rechazo del Gobierno de Bagdad a negociar respaldan que “Irak ya no cree en los derechos kurdos”, ha subrayado Barzani.

Barzani es presidente del Kurdistán irakí desde 2005. Ganó las elecciones de 2009 y su mandato se prorrogó ilegalmente a partir de 2013 en hasta dos ocasiones. Con anterioridad, fue clave en la construcción de las instituciones autónomas kurdas en Irak.

http://www.europapress.es/internacional/noticia-barzani-confirma-no-buscara-renovar-mandato-dejara-cargo-miercoles-20171029151758.html

La Guerra de Afganistán ha sacado de la jerga militar imperialista las palabras ‘victoria’ y ‘derrota’

Hamid Karzai, expresidente afgano
Juan Manuel Olarieta

El curriculum de Hamid Karzai no deja lugar a dudas. A través suyo Estados Unidos ha estado dirigiendo Afganistán durante 13 años, desde la invasión de 2001 hasta 2014, cuando no pudo optar a un tercer mandato. Es un hombre fabricado en Estados Unidos al modo propio de allá, aunque su origen es pastún, una de las tribus mayores de Afganistán.

Su evolución política está siendo cada vez más significativa, por lo que sus palabras ya no aparecen en los medios de comunicación... excepto en los rusos. Hace poco concedió una entrevista al diario Izvestia y participó en una reunión del Club Valdai que se celebró en Sochi, en la costa rusa del Mar Negro, donde pronunció un interesante discurso, que no ha tenido el eco que merecía (*).

Sus palabras hay que interpretarlas partiendo del error común de todos aquellos que suponen que la invasión militar de Estados Unidos en 2001 tenía por objeto “derrotar” a los talibanes, pero esa terminología ya no tiene sentido porque una “victoria” del Pentágono les obligaría a abandonar al país, cuando de trata de permanecer en él y para ello necesitan alguna excusa.

Sus palabras también son tópicas en cuanto a otra invasión, la de la URSS en 1980, cuando Afaganistán se convirtió en un “punto de caliente” de la Guerra Fría, como dijo Karzai, “porque la URSS trató de introducir el comunismo en Afganistán” y Estados Unidos trató de “utilizar” nuestra resistencia, convirtiendo a la religión en un “arma contra la URSS”. El final de aquella guerra (“conflicto” la llamó) dejó dos perdedores: la URSS y Afganistán.

Hasta aquí todo fueron tópicos de uso común y corriente que no explican lo más obvio: desde 1979 en Afganistán se ha levantado una parte -al menos- de la población a la que los dos ejércitos más poderosos del mundo, el soviético-ruso y el estadounidense, no han sido capaces de “derrotar” después de casi 40 años de guerra. Un acontecimiento de esa magnitud debería ayudar a reflexionar un poco más sobre la cuestión.

Las palabras de Karzai empiezan por otra obviedad: la constatación de que los talibanes jamás reconocieron la ocupación militar de Estados Unidos, ni a Karzai como su virrey, y siguen controlando gran parte del país. Por lo tanto, se han ganado su derecho a ser considerados como una de las fuerzas beligerantes con la que se debe negociar (bien entendido que la negociación es una parte de la guerra misma).

No obstante, al plantear así el asunto, se traslada el centro de gravedad hacia los talibanes, lo cual es erróneo. El problema en Afganistán no son ellos sino Estados Unidos. Diré de paso que siempre fue así, pero esa es otra cuestión.

En 2001 Estados Unidos invadió el país para destruirlo, desatando una guerra a la antigua usanza, con fuerzas propias, algo que ha cambiado recientemente en las últimas estrategias imperialistas que hemos visto por todo el mundo y que se pueden describir con una paradoja: hay que “invadir los países con fuerzas ajenas”. Entre otros motivos porque es mucho más barato, mucho más sencillo y la guerra no se acaba nunca.

En Afganistán esta estrategia ha tenido una nota muy característica: el Pentágono ha utilizado a un ejército creado por ellos, el oficial, contra otro ejército que también crearon ellos, el talibán. Una vez creados los ejércitos y desatada la guerra, Obama dice a los micrófonos que se largan de allá y al comprobar que es mentira, que nunca se fueron, Trump confiesa que no entiende nada del asunto y que tienen que abandonar al país. Otra de sus promesas electorales con el mismo destino que las demás: el cesto de los papeles.

En medio de ese rompecabezas ha estado casi siempre Karzai, al que todos consideré y traté como una marioneta sin vida propia, de manera que cuando escucho que habla por sí mismo me quedo estupefacto. O no era tal marioneta o en algún momento de la historia le ocurrió como a Pinocho: se convirtió en un ser humano.

La sorpresa sube de tono cuando la marioneta (“il burattino”) resulta tan importante que acaba convertida en la protagonista del cuento y, para colmo de males, se vuelve contra Gepeto, su creador, Estados Unidos, y pretende liberarse de él como los ateos se liberan del “dios creador”, el “factotum”, antes de que la obra de creación del mundo haya culminado. Claro que Karzai no reconoce haber cambiado; quien ha cambiado es su hacedor.

“Me opongo firmemente a la nueva estrategia americana para Afganistán porque contradice los intereses nacionales del país”, dice Karzai al Izvestia. “Estoy categóricamente en contra del incremento del papel de las empresas privadas militares en la campaña americana en Afganistán”, añade siempre en términos contundentes.

¿Cómo sacar a las tropas estadounidenses de Afganistán? Algo así sólo puede lograrlo Rusia, convertida en el nuevo “factotum” mundial cuando se trata de sacudirse al Pentágono de encima. “Hoy me he convertido en uno de los principales detractores de la política americana en Afganistán, no porque sea un crítico de occidente, ya que soy un demócrata convencido, tengo una educación occidental y amo su cultura. Pero estoy en contra de su política porque es un fracaso, engendra una cantidad de problemas y el crecimiento del extremismo, del radicalismo y del terrorismo”. Así se explicó Karzai en Sochi, sentado al lado de Putin.

Karzai ya no es el que era. Ha cambiado porque se cree que Estados Unidos ha fracasado en Afganistán y pretende, además, que lo reconozca. “De lo contrario su juego no acabará jamás”, añadió el antiguo presidente afgano. No ha entendido que se trata precisamente de que el juego no acabe nunca. Quizá ese sea el motivo de que no proponga claramente la retirada de las tropas estadounidenses de su país, que sería el único inicio de cualquier solución.

Es otra de las obviedades de esta guerra: quienes se tienen que marchar de Afganistán no son los talibanes sino Estados Unidos. Por eso en Washigton el Departamento de Estado afirma que Putin “flirtea” con los talilbanes, e incluso que les suministra armas, es decir, que los talibanes habrían pasado del brazo a unos (Estados Unidos) al brazo de los otros (Rusia) y lo mismo sucede con Karzai. ¿Todo el mundo se está haciendo pro-ruso o qué está pasando?

Otra de las propuestas de Karzai, el inicio de una negociación multilateral con los Estados vecinos de la región, desde Irán a India, tampoco puede prosperar porque Estados Unidos no se puede poner a la altura de esos países y porque cree que con sus tropas dentro no necesita recurrir a nada más.

Desde luego que también es inaceptable -para Estados Unidos- que de esa negociación forme parte Rusia, como quiere Karzai, y mucho menos la Organización de Cooperación de Shanghai en la que van entrando progresivamente los países de Asia central. Más bien la prolongación de la Guerra de Afganistán es la respuesta de Estados Unidos a dicha Organización y mientras se prolongue la invasión militar, los talibanes no van a ceder ni un ápice, como han repetido por activa y por pasiva.

Hasta ahí, hasta la exigencia de que se vayan las tropas estadounidense, no llega Karzai, cuyo discurso sólo merodea en torno a la guerra. Estados Unidos está en Afganistán en medio del tablero. Es la mejor atalaya imaginable. A su alrededor tiene, entre otros, a Irán, a Rusia y, sobre todo, a China. En Afganistán han puesto la barrera más importante a la nueva Ruta de la Seda. Por las buenas nunca permitirán que los chinos empiecen a explotar las minas afganas.

Este año, por vez primera, Rusia ha empezado a exigir a Estados Unidos que saque a sus tropas de Afganistán. El comisionado especial del gobierno ruso para Afganistán, Zamir Kabulov, así lo ha solicitado oficialmente para evitar que el país siga siendo “el incubador mundial del terrorismo internacional”.

Pero, ¿a quién le interesa acabar con el terrorismo internacional?, o en otros términos: ¿a quién le interesa acabar con la Guerra de Afganistán?

(*) https://vz.ru/politics/2017/10/20/891813.html

domingo, 29 de octubre de 2017

Burundi abandona definitivamente el Tribunal Penal Internacional

El presidente burundés Pierre Nkurunziza
El viernes Burundi abandonó definitivamente el Tribunal Penal Internacional, convirtiéndose en el primer país africano en salir de esa gran farsa, creada para lavar la podrida conciencia de las grandes potencias, cuyos crímenes siempre quedarán impunes.

El anunció lo hizo el vicepresidente burundés Gastón Sindimwo, quien declaró que estaban dispuestos a soportar las consecuencias de la decisión.

Hace un año el gobierno anunció su retirada del Estatuto de Roma, el tratado internacional que creó el Tribunal que, hasta ahora, cuenta con 122 Estados miembros, de los que 34 son africanos.

Desde abril de 2015 Burundi está sacudido por una crisis de desestabilización, provocada por las potencias imperialistas, con el aval de la ONU.

En setiembre la comisión de investigación de la ONU sobre Burundi pidió al Tribunal la apertura de un sumario contra el gobierno de Bujumbura, al que acusa de “crímenes contra la humanidad”.

Desde hace años Burundi es un país destruido por el imperialismo y, sobre todo, por sus ONG, que son un caballo de Troya. En abril de 2015 los burundeses salieron a las calles a protestar contra la pretensión del presidente, Pierre Nkurunziza, de repetir mandato después de las dos legislaturas de cinco años cada una que permite la Constitución.

En julio resultó elegido tras un fallido golpe de Estado en unos comicios sin oposición real y después de haber reprimido las protestas violentamente. Fosas comunes, ejecuciones extrajudiciales, asesinatos, desapariciones forzosas, detenciones ilegales, torturas... Es el repertorio de crímenes cometidos por la policía burundesa y, en algunos casos, por los grupos armados de la oposición.

Al menos 250.473 personas han huido de Burundi en el último año. La mayoría están en Tanzania y Ruanda, aunque todos los países vecinos acogen a refugiados.

Las tensiones políticas en el país amenazan con una escalada hacia la guerra civil. Asegura que se cuentan por cientos los asesinados, miles los detenidos, cientos las denuncias de torturas y decenas los desaparecidos.

ETA no se acabará nunca y la ‘kale borroka’ tampoco

Da igual el desarme, las declaraciones públicas, el arrepentimiento o la disolución. Es el cuento de nunca acabar. La Audiencia Nacional funciona a pleno rendimiento, deseosa de nuevos detenidos, terroristas o no, que justifiquen su existencia, sus juicios, sus sentencias, sus leyes y... sus sueldos.

Ahora se ha apoderado de la causa abierta por los desórdenes que tuvieron lugar durante una manifestación celebrada en marzo en el Casco Viejo de Iruña. Un centenar de encapuchados lanzaron piedras y cócteles molotov contra la policía y provocaron destrozos en el mobiliario urbano y los bancos de la zona.

¡Cómo no! El asunto ha caído en las zarpas de la jueza Carmen Lamela, la misma que se ocupa de instruir el Caso Altsasu. Los acusados por ese incidente, sucedido meses antes de la manifestación de Iruña, están acusados de “delitos de terrorismo” y se enfrentan a una petición fiscal de 50 años.

Vuelve la moda de los 90 y la “kale borroka” está en pleno apogeo. Ya tienen 17 cabezas de turco, de los que 13 se enfrentan a penas de hasta 12 años de prisión. Otros cuatro, menores de edad, se juegan el internamiento en centros.

Desde hace algún tiempo el Ministerio del Interior le está preparando la cama al Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión, conocido como ATA, que fue quien convocó la concentración y no comunicó nada a la Delegación del Gobierno en Iruña.

Si antes todo es ETA ahora todo es ATA.

En marzo el Casco Viejo de Iruña volvió a conocer graves disturbios que se prolongaron durante horas. Además de los tradicionales artefactos incendiarios, los encapuchados portaban bolsas con piedras que arrojaron contra la policía. Hubo lesionados y daños en vehículos, papeleras, contenedores, escaparates de bancos...

Tres de los imputados, todos ellos de la localidad de Rentería, permanecen en prisión desde la concentración. Bildu la condenó con el típico comunicado baboso: la protesta buscaba “entorpecer el camino elegido por la mayoría de la sociedad para avanzar hacia un escenario de paz, de convivencia y de normalización política”...

Por su parte, además de llamar a la “autodefensa ante la represión”, ATA culpó a la policía y al gobierno: “La manifestación de ayer tiene una particularidad, ya que esa represión, que tantas veces queda oculta, esta vez ha quedado a la vista de todo el mundo”.

Acusaron a Bildu de “amortiguar las ansias de lucha y encaminar a las ovejas negras al redil de las instituciones fascistas”. Los miembros de dicha organización “son el mayor soporte para los pilares de la violencia estructural del sistema capitalista” y un “elemento básico para la perpetuación del sometimiento de la clase trabajadora”, aseguró entonces ATA.

La masacre de la Plaza de Toros de Badajoz por el coronel falangista Yagüe

Yagüe: “Por supuesto que los matamos. ¿Qué esperaba usted? ¿Que iba a llevar 4000 prisioneros rojos conmigo, teniendo mi columna que avanzar contrarreloj? ¿O iba a soltarlos en la retaguardia y dejar que Badajoz fuera roja otra vez?” (New York Herald Tribune)

Los nostálgicos del franquismo, especialmente los que trabajan para la caverna mediática formada por ciertos periódicos de derechas y determinados TDT ultras, repiten de manera recurrente que Paracuellos fue la peor y más grande de las matanzas de la Guerra Civil. Exageran cifras, mienten y ocultan datos como que fueron 2.500 personas, incluyendo militares franquistas sublevados, falangistas y gente de derechas enemigas de la República y abultan los casos de religiosos como si los religiosos no pudieran ser fascistas, empuñar un arma y matar.

Un “famoso” decía que a él le habían matado no sé cuántos familiares en Paracuellos, y que si él había podido olvidarlo, los demás, también. Lo dijo con un tono que me desagradó, como mandando que se callen ya los de la Memoria Histórica y se conformen con tener a sus familiares en las cunetas; y me molestó porque yo los tengo y no me resigno porque no me da la gana, señorito. Omitió que sus familiares eran aristócratas, señoritos -supongo que andaluces por el acento- que probablemente si estaban encarcelados era por tener algún tipo de relación franquista. El puede olvidar porque sabe dónde están sus familiares, enterrados como los suyos quisieron y además el franquismo y la Iglesia les rindió homenaje durante años. No piensa en las cunetas donde fueron a parar los republicanos defesores de la libertad.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica estima entre 5.000 y 9.000 las víctimas del genocidio de Badajoz, aunque no hay unanimidad en cuanto a las cifras como suele suceder en estos casos.

Un hecho relevante por su inhumanidad fue “La columna de la muerte” de Yagüe entre Sevilla y Badajoz, de donde le viene el deshonroso apodo de “carnicero de Badajoz”. Las matanzas sanguinarias recorrieron esta zona de Andalucía y Extremadura. Se mató a la población de tal guisa que hay quien compara estos hechos como un ensayo para las exterminios nazis antes y durante la II Guerra Mundial.

Basado en un exhaustivo trabajo de campo, “La columna de la muerte” parte de la fase inicial de la Guerra Civil Española y concluye con la toma de Badajoz y la brutal represión llevada a cabo en la ciudad y poblaciones aledañas. Espinosa lleva a cabo un minucioso estudio pueblo a pueblo de los sucesos allí desarrollados, intentando demostrar que la represión “no fue una consecuencia de la guerra, sino una de sus razones explicativas fundamentales”. Según él: “la violencia formaba parte del proyecto inicial de los insurgentes, dispuestos a exterminar a todos aquellos elementos de la sociedad española –políticos, sindicalistas, profesionales, maestros...- que habían contribuido a articular la alternativa reformista iniciada en 1931”, concluyendo que la masacre de Badajoz es un anticipo de Auschwitz.

Los fascistas asesinaron a un padre cuando su hija tenía 13 años. Toda la vida tratando de recuperar el cadáver, que estaba en la fosa común del cementerio. Hoy mismo la he visto por Internet. Una viejecita de 90 años de Guadalajara que acaba de recuperar los restos de su padre no de la justicia española sino argentina, una jueza argentina, que en España no hay jueces ni fiscales que se dediquen a estas cosas. No hay justicia, en definitiva. La mayoría morirán como mi madre sin haber recuperado a sus tíos, ni mi padre, de 88, recuperará jamás los restos de su hermano mayor. La abuela de Guadalajara sabía exactamente en qué fosa común estaba su padre. Nosotros, no.

Pues bien, la mayor y peor masacre que se realizó en España fue en Badajoz, donde se exterminó a una de cada cinco personas. A las niñas las violaban los moros -así les llamaban- y a los hombres los toreaban en la plaza de toros torturándolos con las banderillas o la bayoneta en la cara. 8.000 pacenses asesinaron. El responsable fue un coronel falangista, el genocida Yagüe, que aún tiene calles a su nombre por la cobardía de los socialistas y por connivencia ideológica de la derecha heredera del franquismo.

Para hacernos cargo de la baja calidad de esta democracia y de que la derecha es heredera genética del franquismo, hay que saber que la hija de este genocida ha militado en el PP durante casi 30 años. Se dio de baja en 2.009 por “la postura del PP en materia, por ejemplo, de aborto, uniones de homosexuales, memoria histórica y defensa de la unidad de España es totalmente inadmisible”. Afirma que su padre “no era un sanguinario” cuando lo cierto es que es el responsable de milies de asesinatos con una cruedad que supera la imaginación más perturbada.

https://rexvalrexblog.wordpress.com/2016/01/22/la-masacre-de-badajoz-por-el-coronel-falangista-yague-el-episodio-mas-brutal-de-la-guerra/


 

sábado, 28 de octubre de 2017

Twitter intensifica la presión contra los medios de comunicación rusos

La red social Twitter ha prohibido a las cuentas que pertenecen a Russia Today y la agencia Sputnik adquirir publicidad con el pretexto de una supuesta injerencia rusa en la campaña electoral de Estados Unidos del pasado año.

En una entrevista para Sputnik, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zajarova, asegura hoy que la censura de Twitter para publicidad a los medios Russia Today y Sputnik está vinculada a los informes de servicios secretos de Estados Unidos.

Zajarova denuncia que Estados Unidos pretende privar al público de fuentes de información alternativas, al alegar que “usan todos los métodos para silenciar a los periodistas”.

Señaló que la red social no tiene fundamento, ni hechos concretos o pruebas para tomar esa decisión, por lo que consideró alarmante la relación de los servicios secretos con Twitter. Asimismo, la portavoz rusa aseguró que la política está afectando “de manera destructiva el trabajo de los medios de comunicación”.

La directora de redes sociales de Russia Today ha indicado que Twitter había alentado a los medios a publicar anuncios en torno a las elecciones.

Desde hace meses Estados Unidos ha iniciado una campaña contra Rusia, a cuyo gobierno acusa de interferir en las elecciones presidenciales de 2016, en las que resultó electo Trump.

La presión contra los medios rusos, en esta oportunidad Russia Today y Sputnik, se intensifica al obligar a la empresa que presta su servicio a RT América a inscribirse como “agente extranjero”.

Los medios rusos están obligados a identificarse en Estados Unidos bajo una denominación de la época nazi.

El 23 de noviembre del pasado año el Parlamento Europeo aprobó una resolución sobre “La comunicación estratégica de la Unión para contrarrestar la propaganda de terceros en su contra”, que también censura a la cadena de televisión Russia Today, Sputnik y la fundación Russkiy Mir.

El imperio de Zara se levantó sobre el trabajo precario de las trabajadoras gallegas

Roi Ribeira

A finales de los años ochenta el sector textil y de la confección en Galiza experimentó una gran expansión. Nombres como Adolfo Domínguez, Caramelo o Roberto Verino son buena muestra del papel y de la visibilidad que la “moda gallega” alcanza en el conjunto del Estado. Pero será Zara —llamada Grupo Inditex después— la marca que mejor ejemplificará el “milagro” del textil en Galiza. El enorme crecimiento de esta compañía propiciará la gran expansión del sector textil en esta comunidad y, en concreto, la constitución de cooperativas y talleres de confección que trabajan para el gigante gallego.

La evolución del textil en las décadas de los 80 y 90 implicó una necesidad creciente de trabajos de manufactura. La estrategia del Grupo Inditex fue incentivar la constitución de industrias subcontratadas, talleres y cooperativas, bajo la promesa de que nunca les faltaría trabajo. Muchas mujeres trabajaban para Inditex, o alguna de sus subcontratas, en sus propias casas. Cuando fue necesario para el mayor crecimiento de la compañía, sus dirigentes impulsaron una red de cooperativas donde poder subcontratar una parte fundamental de la manufactura.

Estas cooperativas, formadas fundamentalmente por mujeres del medio rural, surgieron a iniciativa de Inditex y otras grandes empresas del textil gallego bajo la promesa de una demanda de producción continua. El crecimiento de este tipo de sociedades fue a la par con la facturación del holding. De 1990 a 1995, la facturación pasó de 44.000 millones de pesetas a 183.000. En 1991 había 139 cooperativas de confección en Galiza, en 1997 eran 253. Todas aquellas promesas se esfumaron con el proceso de deslocalización de la producción a partir del año 2005 desde Galiza a países como Marruecos, Bangladesh o Turquía.

En el informe “El sector textil y de la confección”, de 2005, María del Vallejo Fernández Sanz y Estefanía Rodríguez González achacan el crecimiento del sector textil a varias razones, entre otras a la “consolidación de un tejido productivo que suministra básicamente mano de obra para la fabricación de un volumen creciente de producción”. Y afirman que la estructura en Galiza “presenta dos realidades empresariales: un grupo mayoritario de pequeñas y medianas empresas y de cooperativas -que suponen un 90% aproximadamente- que trabajan sobre todo como subcontratas, configurando la base del modelo productivo sectorial, y un grupo reducido de grandes empresas, protagonistas del empuje del sector, tanto a nivel nacional como internacional”.

Las cooperativas surgen por la necesidad de empresas como Inditex de asegurar la producción con un sistema de trabajo flexible, subcontratado y externalizado, con el que implementar el sistema just-in-time en un momento de gran competitividad y de cambios profundos en el mercado producidos por una globalización galopante que abre el mercado español al producto extranjero y viceversa.

La economía sumergida gallega


En 1992, en plena expansión del modelo de la cooperativas de confección, un informe, encargado por la Asociación Textil de Galicia y elaborado por Kurt Salmon Associates, definía las características principales de las cooperativas gallegas. Entre otras señaló que eran cooperativas en las que no existía prácticamente mano de obra contratada, pequeñas, realizaban labores de manufactura y trabajaban para un único cliente y, de existir más, el principal concentraba más del 60% de la producción. A finales de los 90 ese modelo se expande: la carga de trabajo obliga a contratar personal, aunque con una gran eventualidad y un alto nivel de economía sumergida. Una gran parte del trabajo femenino se realiza en los propios hogares.

Las relaciones entre las empresas matrices y las cooperativas se establecen de forma individual y asimétrica, lo que les generaba una relación de dependencia que hacía muy difícil la negociación. El precio por prenda lo estipulaba la empresa y se pagaba por trabajo hecho.

Es evidente que, para que las mujeres del entorno rural, con poca experiencia en la puesta en marcha de empresas, impulsaran las cooperativas, necesitaron el apoyo de determinados o líderes locales. Estos “actuaron de intermediarios entre las empresas, particularmente Zara, la Administración y las trabajadoras”, según escribió la profesora Montserrat Villarino Pérez en un artículo de 2009.

Y la producción se fue al sur

Si bien a lo largo de los años noventa la tendencia fue de aumento del trabajo de manufactura, a partir de 2005 se inicia un fuerte proceso de deslocalización del trabajo subcontratado en el rural gallego. Las cifras hablan por sí solas. De las 253 cooperativas que había en el año 1997 se pasa a unas 60 en 2006. Las características que hacían atractiva a Galiza décadas atrás se trasladan a otras regiones mundiales por la mejora en el transporte, las comunicaciones y los bajos salarios. Los talleres y cooperativas son incapaces de ser competitivos contra los bajos salarios de países del Sur, por sus propias características y por las exigencias cada vez mayores de la compañía que sostenía a la mayoría de estas: Inditex.

El documental “Fíos fóra” (Illa Bufarda, 2015) se aproxima a la vida de las obreras gallegas de los talleres y cooperativas de confección desde los 80 hasta la época de la deslocalización. “Uno de los principales atrancos que encontramos en la elaboración del documental fue el miedo de las trabajadoras a hablar delante de cámara. Comprobamos que, aún hoy, a muchas mujeres les costaba admitir que trabajaban para Inditex. Proteger el anonimato fue fundamental para introducir entrevistas de personas que actualmente estuvieran en activo”, comenta Sabela Iglesias, una de las directoras. “El documental fue un encargo de la ONG Amarante-Setem, que quería abordar la problemática de la precariedad que crea el sector textil en otros países. Nosotras quisimos enfocarlo desde aquí, porque al empezar a investigar el papel de grandes empresas como Inditex, observamos que esa precariedad también se había dado aquí”, afirma Adriana P. Villanueva, otra de las directoras.

El documental aborda el proceso de creación y destrucción de los talleres y las cooperativas de confección y nos enseña uno de los pilares sobre los que se levantó la empresa creada por Amancio Ortega: la subcontratación. “Las trabajadoras de las cooperativas no estaban contratadas por Inditex directamente. Esto es clave. La subcontratación provocó que personas autónomas se embarcasen en inversiones para comprar maquinaria y otras cosas por la promesa de tener trabajo durante mucho tiempo. Inditex no era quien hacía ese tipo de inversiones, sino que las hacían microempresas dependientes que actuaban al dictado de lo que la empresa matriz les pedía”, continúa Iglesias. “Hay cosas tremendas que nos contaban algunas personas —dice Villanueva—, como que hoy en día existen cooperativas que subsisten solo para pagar cotizaciones para la jubilación, ya que no obtienen beneficios”.

Muchos talleres empezaron a cerrar sus puertas a partir de 2004, la relación de exclusividad con determinadas empresas les pasa factura. “Cada vez empiezan a exigirles más a las cooperativas, en el documental lo refleja bien una de las mujeres, expropietaria de una cooperativa. Se sentía entre la espada y la pared por el nivel de exigencia que se veía obligada a cumplir ante Inditex y lo que les exigía a sus trabajadoras”, termina Iglesias.

En Galiza sobrevive el mito: el empresario campechano, el hombre hecho a sí mismo, el triunfador en el país donde otros muchos han fracasado... Sin embargo, una de las razones del triunfo de su modelo fue el de contar con la ventaja de una mano de obra mayoritariamente femenina dispuesta a la subcontratación. La constelación de empresas subcontratadas que se extendieron por el rural gallego gracias en buena parte a la expansión del Grupo se redujo radicalmente una vez que le fue posible desplazarse a otros territorios en los que la población está dispuesta a trabajar por salarios más bajos. La deslocalización fue fácil, ya que la clave del modelo sigue siendo la misma: la subcontratación.

https://elsaltodiario.com/inditex/asi-tejio-imperio-amancio-ortega-inditex-mujeres-gallegas-precariedad-sin-derechos

La crisis económica conduce a la legalización de las drogas

No es tan fiero el demonio cuando descubre su rostro. Después de años de sobredosis y paranoia, las drogas ilegales van cambiando poco a poco su estatuto. A impulsos de la crisis económica, el imperialismo abre la veda. Muchos bancos, e incluso países enteros, saldrán de los númerosos rojos en cuanto conviertan el dinero negro en blanco.

Por fin se reconoce que la marihuana tiene efectos medicinales y que las seudociencias que la FDA de Estados Unidos orquestó en torno al tríptico “alimento - fármaco - droga” no fue más que pura escolástica.

Perú legaliza el uso medicinal de la marihuana y Colombia despenalizará las plantaciones de coca de hasta 3,8 hectáreas. Es como despenalizarlas todas porque el promedio de una plantación no es mayor a una hectárea, según la ONU.

En cuanto los estupefactos lectores se acostumbren un poco, legalizarán el resto, los monopolios agroindistriales cultivarán coca en masa y no hará falta ir a los lavabos para esnifar una raya.

El jueves el diario El Tiempo de Colombia anunciaba que el gobierno legalizará el cultivo de coca en un proyecto de ley enviado al Congreso. El proyecto de ley es una consecuencia de los acuerdos firmados con las FARC en 2012.

Se estima que más de 100.000 familias viven de la coca en Colombia. El proyecto de ley afecta a pequeños agricultores ahora atrapados por  las tres patas de la misma mesa: la policía, la DEA y las bandas de narcotraficantes.

El cultivo de coca a escala industrial operado por grupos de narcotráfico seguiría siendo ilegal.

El proyecto de ley es el último cambio en la política sobre drogas del presidente Juan Manuel Santos, quien instó a asumir el fracaso desde que asumió el cargo en 2010.

Santos ha despenalizado la posesión de pequeñas cantidades de drogas y ha declarado que el abuso de drogas es una cuestión de salud pública, más que un problema de orden público.

El ejército español realiza maniobras para aplastar disturbios de masas en las calles

La Infantería de Marina española ha realizado maniobras militares para aplastar disturbios de masas en las calles. Los ejercicios, que acabaron el jueves, se han realizado en El Retín, Cádiz, y han sido dirigidas por el general de división Jesús Manuel Vicente Fernandez.

Su nombre en clave es FTX FIM 2017 y el coronel Francisco Guerrero Mayo, comandante del batallón del Cuartel General de la Brigada de Infantería de Marina, ha explicado que se han desarrollado dos supuestos de Control de Masas, designados como CRC en código OTAN.

Ambas acciones han sido ejecutadas por unidades especializadas y encuadradas dentro la Fuerza de Protección (FUPRO) de Infantería de Marina, bajo el mando del general de brigada Andrés Gacio Panceira.

Los pelotones intervinientes han sido dos y sumaban un contigente total de 30 uniformados. Uno de ellos pertenecía al Tercio Sur (TERSUR), con base en San Fernando; mientras el segundo procedía de la Agrupación de Madrid (AGRUMAD) de la Infantería de Marina.

A primera hora de la mañana, una chusma vociferante se concentraba ante un puesto militar de control, establecido en el acceso al cerro de Las Marianas, mientras los centinelas de guardia reclaman apoyo de sus compañeros del retén vigilancia.

La tensión crece cuando los manifestantes elevan el tono de sus amenazas y obligan a movilizar a los dos pelotones de intervención citados, cuyos miembros están dotados con material adecuado para aplastar a los que gritan y protestan.

Los infantes de marina encargados del control de las masas portan escudos balísticos, además grebas, rodilleras y protecciones de antebrazos.
Cuentan también con defensas de intervención y fusiles con bocachas lanzadoras.

Los manifestantes bloquean la salida de una columna móvil que iba a partir en misión de auxilio y tras fracasar todo intento de negociación, los pelotones CRC forman en dos líneas, con sus fusileros en la posterior. A prudencial distancia a retaguardia, se sitúa un guía canino con un perro de ataque, cuya misión sería interceptar a un intruso que, aprovechando la confusión, lograra rebasar la línea de control y adentrarse en el perímetro acotado.

Finalmente, se produce una carga con lanzamiento de pelotas de goma y botes de humo que permite la partida del convoy.

Las unidades de Control de Masas llevan 15 años funcionando en el ejército español y la Infantería de Marina desarrolla ejercicios anualmente, llamados FPEX, tanto en bases y apostaderos, como en buques de la Armada.

Pero la situación en Catalunya ha requerido una nueva puesta a punto. En Valencia ha concluido otro ejercicio militar, llamado Ángel Guardián, en el que han participado unidades CRC de los tres ejércitos españoles, junto a tropas extranjeras.

Muere un preso en la cárcel de Albocàsser con signos de torturas y golpes por todo el cuerpo

Manuel Fernández, pena de muerte
Manuel Fernández Jiménez, estaba cumpliendo condena en primer grado en la cárcel de Villana (Alicante II). Tuvo un problema con otro preso al que había prestado una tele y no se la quería devolver, y se pelearon. La madre de Manuel habló con el director de la cárcel y le pidió que trasladaran su hijo a otro módulo para evitar más enfrentamientos. El director le dijo que no podía hacer nada, que se arreglaran entre ellos. Se volvieron a pelear y, como castigo, trasladaron a Manuel a la cárcel de Albocàsser (Castellón II), en aislamiento. Él había estado ya en esa cárcel y se quejó a su familia de que le pegaban los carceleros.

A los diez o doce días, llamaron por teléfono a su madre, diciéndole que Manuel había fallecido el domingo, 22 de octubre, a las 13:00 horas. No le dieron ninguna otra información más que el teléfono de la funeraria. La madre habló con algún empleado de la misma para que trasladaran el cuerpo de Manuel a Murcia. No trajeron ningún papel, ni certificado de defunción, ni informe de la autopsia ni nada. Les tuvieron que pedir algún papel que documentara la situación, a través de un abogado, ya que se negaban a entregarlo. Cuando la madre llamó por teléfono a la funeraria, le habían dicho que no sabían cuándo iba a llegar. Les avisaron a última hora y llegó a Murcia por la tarde, a las 18:30. Llamaban a Castellón, a la cárcel, a los juzgados... y nadie les daba ninguna información.

Cuando llegó el cuerpo, los empleados de la funeraria no les querían dejar verlo. Después de insistir, consintieron en que lo vieran los padres, pero sólo ellos. Estaba tapado hasta el cuello, de manera que sólo se le veía la cara. Pero pudieron ver que tenía heridas en ella y marcas de dientes en la frente. Exigieron que lo destaparan y pudieron ver que tenía lesiones y cardenales por todo el cuerpo: marcas en la barbilla que alguien cercano identificó como muy parecidas a las que deja un “taser” (aparato para aplicar descargas eléctricas); marcas de esposas y ataduras en muñecas y brazos, y también en los tobillos; dedos rotos y uñas de las manos destrozadas; el pecho lleno de heridas y cardenales; marcas en el cuello... Hicieron fotos de todo y llamaron a la policía nacional para que vieran aquello. Vinieron cuatro agentes, pero se negaron a mirar siquiera el cuerpo, diciendo que no era cosa suya al haberse producido la muerte en Castellón.

La familia se encuentra consternada e indignada por todo lo sucedido. No sólo les han entregado muerto a un muchacho de 28 años recién cumplidos que unos días antes rebosaba salud; les han comunicado la muerte con verdadera brutalidad; se han resistido en todo momento a facilitarles la menor información sobre lo sucedido: llamaran a quien llamaran, todos les daban largas, con burocrática prepotencia y sin ningún respeto por su dolor y ansiedad; cuando ven el cuerpo lo encuentran lleno de huellas de haber sufrido malos tratos; aún no saben nada de los resultados de la primera autopsia... Creen que ha muerto violentamente, a manos de los carceleros, ya que él estaba en aislamiento y no tenía contacto con nadie más. Piensan ir hasta el fondo del asunto y ya han presentado denuncia en el juzgado de guardia de Murcia, aportando las fotos de las lesiones que presentaba el cuerpo y exigiendo una segunda autopsia. Su abogada les ha comunicado que esta petición ha sido denegada, en espera de que se conozcan los resultados de la primera autopsia realizada supuestamente en Castellón. Temen que al demorarse tanto la intervención médica, ya no se pueda averiguar lo que ha pasado a través de ella, e incluso que el juzgado ordene antes que el cadáver sea incinerado.

http://tokata.info/33175-2/


Más información:
- Se abre investigación por la muerte de un preso torturado en la cárcel de Castellón II
 

Ha muerto el general Zahreddin, héroe de la Guerra de Siria

El fallecido general sirio Issam Zahreddin
Uno de los más famosos generales del ejército sirio, Issam Zahreddin, que durante más de tres años asumió la defensa de Deir Ezzor del asedio yihadista, murió el 18 de octubre cuando su vehículo pisó una mina en la isla de Sakr.

A finales de 2013 Zahreddin fue enviado a Deir Ezzor, donde fue herido en combate. Le promovieron a general del ejército y volvió a Damasco con sus unidades en abril de 2015 y enviado de nuevo a Deir Ezzor al mes siguiente.

En junio de 2015 le enviaron para reforzar al ejército regular en Hassakah, durante la feroz ofesiva del Califato Islámico. En enero de este año regresó a Deirr Ezzor, poniendo a la cabeza de las fuerzas que defendían la ciudad.

El asedio se rompió el 5 de setiembre de este año y cuatro días después las unidades al mando de Zahreddin liberaron el aeropuerto en un ataque fulminante.

El general, de origen druso, era uno de los oficiales más admirados por el pueblo sirio. La cadena de televisión MamAfrika le ha calificado como “El Indomable”. En 1982 se unió a las milicias populares del Baas y tres años después le nombraron oficial de las tropas aerotransportadas, unidades blindadas de las fuerzas especiales.

En 1988 se incorporó a la Guardia Repúblicana, donde estuvo al mando de la 104 Brigada, una unidad de combate que dirigió Bashar Al-Assad antes de ser nombrado Presidente de la República. Sus tropas le llamaban “El León” por su imponente y recio aspecto, posiblemente también por su barba gris pero, sobre todo, porque no dirigía a sus hombres desde un despacho sino poniéndose en la primera línea.

“La muerte del general Zahreddin muestra que quien realmente combate al Califato Islamico es el ejército sirio”, concluye MamAfrika TV. Naturalmente, los yihadistas y sus altavoces lo consideran como un “criminal de guerra”. En julio la Unión Europea le incluyó en el listado de personalidades sirias sometidas a sanciones económicas.

También le acusan de la muerte de la periodista estadounidense Marie Colvin y el fotógrafo francés Rémi Ochlik durante el cerco de Homs en febrero de 2012. El año pasado las familias puesieron una querella en su contra en Washington. Cuando Zahreddin ordenó el bombardeo del centro operativo de los yihadistas en Homs, que quedó reducido a cenizas, ambos se encontraban entre ellos.

Corea del norte rompe el bloqueo imperialista con piratería informática

Internet es un instrumento de guerra imperialista y la piratería informática son sus batallas. Los Estados son los mayores piratas informáticos del mundo, con mucha diferencia. Cuanto más grandes, más piratas. Normalmente su piratería es una tarea de espionaje y sabotaje, con una excepción, Corea del norte que, además de espiar y sabotear, utiliza los ordenadores para obtener divisas.

Según el New York Times, la recaudación asciende a mil millones de dólares anuales, el equivalente a un tercio de las exportaciones norcoreanas (1).

Corea del norte es una gran potencia informática. Algunos de los mejores técnicos del mundo están en Pyongyang. Su superioridad tecnológica es el secreto mejor guardado y uno de los motivos de que Estados Unidos aún no se haya atrevido a atacar. El Ejército Popular norcoreano no puede rivalizar en armamento con el Pentágono, en tanques, aviones o misiles, pero puede hacerlo en aplicaciones informáticas, que son tan letales o más que los temidos misiles de largo alcance.

Los informáticos norcoreanos se agrupan en lo que el espionaje occidental llama Célula 180, Oficina 121 o Grupo DarkSeúl, una de las dos unidades secretas especializadas en ciberguerra. La otra es la Oficina 91. Se trata de unidades del Departamento de Inteligencia del Ejército Popular, formadas por un total de 6.800 informáticos licenciados por la Universidad de Automatización de Pyongyang.

A veces han operado con el seudónimo GOP (“Guardians of Peace”, Guardianes de la Paz), aunque los expertos en piratería informática los califican como “Lazarus”. Están repartidos por todo el mundo. Uno de sus centros está en el Hotel Chilbosan en Shenyang, China, muy cerca de la frontera común entre ambos países. Otro de los ataques lo desencadenaron desde un hotel de lujo en Tailandia. El New York Times afirma que otro tuvo a India como base de operaciones.

En el extranjero los informáticos norcoreanos se hacen pasar por intermediarios comerciales o utilizan pasaportes falsos. Algunos de ellos son chinos o han estudiado en China, pero también en otros países del sudeste asiático.

Del equipo “Lazarus” ha surgido “Bluenoroff”, un grupo especializado en atracos bancarios de guante blanco. Otro más reciente surgido de la misma matriz es “Andariel”, responsable de al menos siete ataques contra bancos y empresas de Corea del sur desde hace dos años. Aun cuando comenzó penetrando en empresas e instituciones públicas de Corea del sur, ahora se ha especializado en la destrucción de redes y la captura de información bancaria confidencial.

Los norcoreanos entran y salen de cualquier ordenador del mundo cuando y como quieren. No hay servidor capaz de sustraerse a sus ataques. Sólo en julio del año pasado atacaron 140.000 ordenadores. Su capacidad de intrusión es de tal magnitud que en caso de guerra ningún sargento de los marines podría utilizar su móvil para hablar con su familia.

Se han llevado dinero de bancos, casinos y casas de apuestas, especialmente en Macao y Malasia. En un informe publicado el 11 de setiembre, la empresa estadounidense de seguridad informática FireEye aseguró que, para crear un “tesoro de guerra”, se habían apoderado de millones de dólares en bitcoins, la moneda virtual, de tres centros de intercambio surcoreanos (2). En abril uno de esos centros, Yapizon, admitió que le habían sustraído 3.816 bitcoins (14,6 millones de dólares).

Cuando se trata de Corea del sur, el ataque no es sólo para obtener divisas. En el sur están localizadas algunas de las más poderosas plataformas de intercambio de bitcoins. Se trata de enseñar los dientes al vecino, mostrar su vulnerabilidad, desacreditarle.

Sólo conocemos la punta del iceberg de los ataques informáticos de “Lazarus”. El mayor golpe bancario de la era moderna, con diferencia, lo cometieron en febrero de 2015, cuando penetraron en la red informática del Banco de la Reserva Federal de Estado Unidos y en el sistema internacional de pagos Swift, hasta entonces considerados impenetrables.

Por medio de dichos canales, un banco de Sri-Lanka recibió una orden de transferencia procedente del Banco Central de Bangladesh. La lluvia de órdenes de pago ascendió a 951 millones de dólares, que lograron impedir parcialmente. “Lazarus” sólo pudo quedarse con 81 millones de Bangla Desh más otros 20 de Sri Lanka. El dinero lo remitieron a Filipinas, donde lo blanquearon en los casinos de juego.

El 20 de octubre le birlaron otros 60 millones de dólares al banco Far Eastern International de Taiwan, de nuevo a través de la red de pagos Swift.

Los imperialistas no pueden admitir su derrota. Cuando en 2014 piratearon a la multinacional Sony, tuvo que salir al paso Obama, en persona, para decir que no se trataba de un “acto de guerra” sino de “vandalismo”, un problema propio de delincuentes comunes, lo mismo que dijeron en España con esos que robaban furgones blindados.

(1) https://www.nytimes.com/2017/10/15/world/asia/north-korea-hacking-cyber-sony.html
(2) https://www.fireeye.com/blog/threat-research/2017/09/north-korea-interested-in-bitcoin.html


Más se perdió en Cuba

Catalunya, aparta de mí este cáliz (1)

No es lo mismo ver las cosas desde arriba que desde abajo. Las clases dominantes no ven los problemas de la misma manera que quienes los padecen. La mayor parte de las veces ni siquiera ven un problema. Cuando un opresor pisa el pie descalzo de un oprimido con sus botas, ni siquiera se da cuenta de ello.

Sin embargo, el opresor impone su criterio; es quien define los problemas y la manera de resolverlos. En el caso de Catalunya, el Estado central siempre ha tirado “balones fuera” hablando de un “desafío” que no procede de Catalunya sino de los independentistas, que sólo son una parte de los catalanes.

Es el fraude típico de sacar los micrófonos a la calle y preguntar al primero que pasa, a la vista de todos, si se “siente” catalán, o no, o ambas cosas, si se “siente” independentista o no.

Antes esos mismos reporteros preguntaban en la calle por “la violencia”, y en frío nadie admite ni ha admitido nunca ni ser violento ni resolver los problemas por la violencia... hasta que “la violencia” les ataca personalmente y entonces se dan cuenta de que no hay nadie en el mundo que ponga la otra mejilla.

Por eso ya no hay Ministerios de la Guerra, como antes; han cambiado los nombres por los de “Ministerio de Defensa” y dentro de poco se llamarán “Ministerios de Mantenimiento de la Paz”.

Hay catalanes que no saben que lo son, como hay obreros que se creen “clase media”. Incluso también los hay que se ponen siempre del lado del opresor. Pero la identidad, nacional o de cualquier otro tipo, no es como una insignia que uno se pone en la solapa a sí mismo.

Con la democracia ocurre lo mismo que con la violencia. Nadie está en contra. Hasta los franquistas eran partidarios de la “democracia orgánica”. No se les escapaba nada. También defendían el “Estado de Derecho”, lo mismo que ahora. Cuando Fraga era ministro “de Información”, inmediatamente después de las protestas mundiales por el fusilamiento de Julián Grimau, publicó un libro oficial titulado “España, un Estado de Derecho”.

El Estado burgués no puede entender que los explotados y oprimidos se quejen, reclamen y reivindiquen porque no hay ningún motivo para ello. Por eso no reacciona nunca a tiempo. Cuando reacciona no es porque haya problemas sino porque los oprimidos se han levantado para denunciarlos. Lo que le preocupa no es el problema sino la protesta. Entonces echa la culpa a los oprimidos por protestar ruidosamente en la calle.

En 1998 Cuba no tenía ningún problema colonial del que lamentarse. Muchos cubanos tampoco se consideraban cubanos, sino españoles. Pero hubo otros independentistas que buscaron problemas donde no los había y su fanatismo llegó al punto de que cuando no pudieron “desconectar” por las buenas, desataron una guerra, la famosa Guerra de Cuba, para liberarse del Estado central.

En España nunca han permitido otra forma de liberarse que ésa.

Aquella guerra de liberación de 1898 no sólo cambió a Cuba para siempre, sino que también cambió a España siempre. Aceleró la crisis de un Estado semifeudal podrido y carcomido hasta la médula que se hundió en 1931 con el más leve soplo de aire fresco: unas elecciones municipales.

Exactamente lo mismo va a ocurrir ahora, por más que haya quien salga en auxilio de un Estado fascista que ha vuelto a naufragar. Naturalmente que hablamos de esos “falangistas de izquierda” que se lavan las manos como Pilatos invocando el ya famoso “ni unos ni otros”.