miércoles, 11 de octubre de 2017

Los obreros en huelga colapsan las calles de Francia

Ayer miles de trabajadores franceses se declararon en huelga y organizaron varias manifestaciones en las calles de toda Francia en protesta contra la reforma laboral del presidente Macron.

Es la primera vez en una década que los nueve sindicatos que representan a cerca de 5,4 millones de trabajadores del sector público (personal hospitalario, maestros, controladores aéreos, entre otros) instan a un paro conjunto. Suponen el 20 por ciento de la fuerza de trabajo francesa.

Los recortes del presupuesto en el sector público provocarán la reducción de unos 120.000 los puestos de trabajo en los próximos cinco años.

Asimismo, los manifestantes protestan contra la congelación de los salarios, el aumento en los impuestos y la disminución en las bajas remuneradas por enfermedad.

Un total de 209.000 funcionarios públicos participaron en manifestaciones en todo el país, según el Ministerio del Interior francés. La CGT contabilizó por su parte al menos 400.000 personas, tomando en cuenta los datos de asistencia en más de 70 de las 130 protestas convocadas.

Las movilizaciones han provocado el cierre de guarderías, escuelas y muchas otras entidades públicas. De acuerdo con el Ministerio de Educación, uno de cada cinco maestros de primaria y el 16 por ciento de los profesores de secundaria se declararon en huelga.

No obstante, los sindicatos aseguran que las cifras son mayores. Algunas cafeterías estudiantiles y guarderías cerraron, y también cerraron algunas escuelas secundarias en París porque piquetes de estudiantes impidieron las entradas en solidaridad con la huelga.

Por su parte, los hospitales pidieron a sus trabajadores parar la actividad y alrededor del 30 por ciento de los vuelos nacionales e internacionales fueron cancelados debido a la huelga en la Aviación Civil, que emplea mayoritariamente a funcionarios. La operadora Air France dijo que esperaba mantener todos sus vuelos largos con origen y destino en aeropuertos de París, pero tuvo que cancelar casi el 25 por ciento de sus trayectos internos.

Para el 19 de octubre la CGT ha convocado nuevas protestas y huelgas contra las reformas de Macron.

2 comentarios:

  1. El internacionalismo proletario es el alma de la revolución, hay que buscar la unidad de la clase obrera y luchar por el derrocamiento del capitalismo ya en capilla, sino es así nos veremos abocados a seguir caminando hácia las catacumbas sin salvación.

    ResponderEliminar